Es momento de repensar el modelo económico que predomina en América Latina

Por Alejandro Martínez de la Cruz*

“No es por 30 pesos, es por 30 años”, frase que marcará al llamado paraíso de América Latina, y es que son ya 30 años en los que la democracia en América Latina se tambalea, por la ineficiencia de sus gobiernos y quiénes los encabezan.

Los chilenos viven hoy desigualdades sociales y económicas, debido al modelo neoliberal, proyecto meramente económico-político transversal, los Bolivianos en el otro extremo con un modelo de izquierda (al cual no se le puede llamar socialista), enfrenta una grave crisis política por la reelección de su presidente Evo Morales, quién ya lleva 13 años en el poder y se resiste a ir.

Para los Argentinos la situación no es diferente, pues tras la derrota de la derecha y el regreso de los Peronistas (más en específico el retorno del Kirchnerismo) la crisis económica y la desaceleración se verán más marcadas en caso de no implementarse medidas drásticas y oportunas en materia monetaria y de crear condiciones de inversión para los privados; pero la lista de países en conflictos sigue, Perú, Ecuador, Brazil, Nicaragua, y los que se le sumen.

En 1988, Chile fue uno de los primeros en recibir a los llamados Chicago’s Boys, quienes harían profundas reformas en lo económico y en lo social, mecanismos que después se extendieron a los países vecinos, en México también llegaron los llamados Tecnócratas, quienes impulsaron un modelo clientelar y de dependencia hacia las exportaciones e importaciones, en pocas palabras el libre mercado.

Pero ¿El modelo neoliberal en verdad creó las bases para el desarrollo? Podemos decir que sí, pero al mismo tiempo podemos decir que no, debido a lo siguiente, de acuerdo con datos del Banco Mundial para el año 2000 Chile tenía un 30% de la población en situación de pobreza es decir que vivían con menos de 6 dólares al día, por lo que podemos decir que el combate a la pobreza era eficiente, condición que mejoró aún más, pues para 2019 los pobres representan ya el 6,7% .

Sin embargo podemos decir que “no”, pues, crecimiento no es igual a mejor calidad de vida, si bien la pobreza disminuyó la calidad de vida no mejoró, pues Chile, México y países que recibieron a estos economistas se convirtieron en países con números altos en desigualdades sociales y económicas, donde unos cuantos se ven privilegiados por el capital y la mayoría de la población tiene que subsistir con ingresos bajos y menos oportunidad de accesos a educación, movilidad y salud.

Por lo que surgen ahora las interrogantes, Crecimiento ¿Con qué finalidad? ¿En qué condiciones es provechoso este crecimiento? Crecimiento ¿Para quién? ¿Beneficia a todos, es decir centro y periferia o sólo centro (capitales y grandes ciudades)?

En semanas pasadas el premio Nobel de economía fue entregado a tres economistas, Banerjee, Duflo y Kremer, los cuales basaron su trabajo en la “evidencia”, es decir a partir de la evaluación de programas sociales, algunos implementados en México por gobiernos neoliberales, los cuales se dedicaron a repartir dinero a diestra y siniestra, sin tener claro el objetivo y problema a atender, lo que no generó impacto en la población, pero si contribuyó a agrandar la brecha de desigualdad y de corrupción.

Uno de esos programas sociales que pretendía combatir la pobreza y que fue evaluado, fue Progresa-Oportunidades-Prospera, mismo que generó profundas desigualdades y un gasto excesivo y sin sentido de recursos federales, programa que al día de hoy está desaparecido, dicho programa se mantuvo a lo largo de 3 sexenios que destinaron recursos a la captación de votos, es decir a través de los apoyos otorgados por estos programas se coercionó a la población para votar por un partido y un candidato en específico.

Por ello, no nos parezca sorprendente que en México se votó por un cambio el pasado 1 de Julio de 2018, y que hoy veamos violencia, represión, protestas y descontento generalizó, se debe en gran medida por qué este programa no enfoco sus esfuerzos y recursos en proveer oportunidades a los más necesitados.

El corazón del programa neoliberal es económico, las políticas son económicas, la relación de los países es económica, pues tanto en México como en Chile, la generación de empleos y la productividad nacional depende de la inversión extranjera directa y de incrementar la deuda externa, aumentado gastos de la administración, el aumento de impuestos y de los precios de los bienes y servicios públicos, pero siempre bajando el gasto social en educación, salud, vivienda, ecología e infraestructura.

Es momento de repensar el modelo económico que predomina en América Latina, por uno que te genere bienestar y permita redistribuir equitativamente los recursos pues son ya 30 años en los que el sistema democrático neoliberal han extendido y sobre explotado las líneas de productividad de los países donde se implementa, por ello la crisis mundial del capital y sus distintas manifestaciones se deben a la debacle del precio del barril de crudo, la devaluación del dólar frente a monedas chinas y el cambio climático.

Si el modelo neoliberal fracasó en México, como ahora lo hace en Chile y Argentina se debe a la implementación de políticas públicas que carecían de ese enfoque social, donde los recursos destinados a mejorar la calidad de vida fueron empleados de manera poco eficiente y eficaz, generando desigualdad social y fracturando el tejido social.

La corrupción, el corporativismo, la falta de liderazgo, de mecanismos permanentes de participación ciudadana, sistemas de monitoreo y evaluación, son factores que desgastan a cualquier sistema político, y el neoliberal no fue la excepción, 30 pesos fueron suficientes para que Chile se diera cuenta que el modelo neoliberal está en decadencia y en su posible extinción, pero solo el tiempo y la organización de la población determinarán eso.

*Licenciado en Políticas Públicas, Diplomado en Estrategia, Gestión y Administración Municipal, Miembro de la Academia Nacional de Evaluadores (ACEVAL), Redactor de Opinión en Redactores Web Mx y Comunicadoresmx.

 

 

 

Notas Relacionadas

PUBLICIDAD

Social

YOUTUBE

Últimas Publicaciones

Diputados piden cuentas a Finanzas
Aún sin publicar reformas al TSJEM y OSFEM
No más impunidad

No más impunidad

diciembre 11, 2019
García Luna rechaza derecho de audiencia