martes, junio 22, 2021
Apatía y desinterés mantienen a una española en la cárcel

Macarena del Rosario Rodríguez Farré, un caso más de falsa culpabilidad que hay en las cárceles mexicanas.

Macarena está enferma; su vida está en riesgo. Una serie de omisiones, irregularidades, injusticias y discriminaciones la tienen recluida desde hace más de 12 años en el Centro Femenil de Reinserción Social de Santa Marta Acatitla, en la Ciudad de México por un delito inexistente: secuestro. Pero más allá de todas las anomalías jurídicas y administrativas que han ocurrido desde su detención, Macarena del Rosario Rodríguez Ferré padece graves problemas de salud que no han sido debidamente atendidos, porque sus carceleros no lo han permitido.

COMUNICADORESMX tuvo la oportunidad de conversar con ella vía telefónica, y con Ethel Flores Libertad, defensora de derechos humanos que también estuvo presa junto con Macarena y con abogadas de organizaciones civiles que la están apoyando: Grecia Granados Hernández de Reinserta , A.C. e Ivonee Daniela Roa Osorio, del Colectivo Litigio Estratégico e Investigación en Derechos Humanos.

Lo primordial, ante todo, es “salvaguardar su salud, porque su vida depende de ello”, manifestó la abogada Grecia Granados Hernández de la asociación civil Reinserta, aunado a que se trata de un caso más de la “injusticia” mexicana y de la fabricación de un falso culpable.

De nacionalidad colombiana y española, Macarena padece poliquistosis renal congénita. Uno de sus riñones ya no funciona y el otro está a punto de colapsarse, además de tener otras enfermedades crónico-degenerativas como artritis reumatoide. Sin embargo eso no ha sido argumento suficiente para que las autoridades penitenciarias le autoricen salida para ver a un especialista.

Hace dos años fue la última vez que vio a un nefrólogo. Éste le dijo que ya no se podía hacer nada por ella y le diagnóstico 5 años de vida. Desde entonces no ha recibido los cuidados de salud que requiere. Se trata de una injusticia más en la larga cadena de irregularidades que ha vivido Macarena desde su detención, cuando fue culpada de un delito que no cometió.

Sin embargo, el año pasado parecía haber una luz en su camino ante la posibilidad de salir libre. La jefa del gobierno capitalino, Claudia Sheinbaum había dado instrucciones para sacar de la cárcel a mujeres que tuvieran problemas de salud, como un acto humanitario. Y ella, Macarena, era la primera de la lista.

Pese a que salió bien en todos los estudios que le hicieron para proceder con su liberación anticipada, el asunto ya no prosperó. Y nadie le da razón a Macarena ni a las defensoras que están viendo su caso. El tema se quedó congelado, presuntamente debido a la contingencia sanitaria por la pandemia.

A decir de Granados Hernández, esto resulta contradictorio, porque justamente por la situación del covid-19 es que Rodríguez Ferré debería quedar en libertad, por sus condiciones de salud en primer término, y por tratarse también de un caso fabricado de culpabilidad.

Sin familia en México, Macarena ha sido discriminada por ser extranjera, por ser mujer, por no tener recursos y por dedicarse al sexoservicio para poder sobrevivir en un país que no es el suyo. Su caso, dijo la abogada Ivonee Daniela Roa Osorio, del Colectivo Litigio Estratégico e Investigación en Derechos Humanos, ya se hizo del conocimiento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Ahora están en espera de una respuesta.

También los consulados de Colombia y España, nacionalidades que tiene esta falsa culpable, fueron notificados de lo que está sucediendo en este caso, aunque hasta el momento no hay claridad acerca de la intervención que podrían tener ambos gobiernos para lograr su liberación

Ya en reclusión intentó presentar varios escritos para solicitar asistencia médica y para que se prestara atención a las irregularidades de su proceso. La respuesta de sus carcelarios fue que ella “no tenía derecho a hacer ninguna petición de justicia”, narró a COMUNICADORESMX, la activista Ethel Flores Libertad, quien también estuvo recluida en Santa Marta Acatitla. Allí conoció a Macarena, a quien recuerda con una amplia sonrisa detrás de la cual se escondía, dice, una persona muy triste, tratando de adaptarse a las pésimas condiciones de estar en prisión.

Ésta es tan solo, una historia más de un falso culpable de los miles que hay en las cárceles mexicanas. En este caso no hay una persona que, dolosamente, quiso hacerle daño a Macarena, señala Grecia Granados, sino que es un ejemplo más de la omisión y apatía general de las autoridades mexicanas.

Mientras tanto, el tiempo corre y la salud de Macarena del Rosario Rodríguez Ferré se sigue deteriorando sin recibir atención médica adecuada.

Notas Relacionadas

Síguenos

INSTAGRAM

YOUTUBE

A %d blogueros les gusta esto: