En México hay alrededor de 40 millones de niñas, niños y adolescentes (NNA), son un tercio de la población mexicana. Garantizar el cumplimiento de sus derechos a la supervivencia, el desarrollo, la protección y la participación es una obligación del Estado por lo que todos los gobiernos tienen el mandato de contar con políticas, estrategias y presupuestos públicos suficientes y adecuados para asegurar su bienestar y pleno desarrollo.

Sin embargo, la ausencia de una política efectiva en esta materia, provoca que más de 20 millones de NNA vivan en condiciones de pobreza,[1] que alrededor de 2.5 millones no asista a la escuela,[2] que 3.2 millones tengan que trabajar,[3] muchos de ellos en condiciones de riesgo y explotación; que 6 de cada 10 sufran castigos físicos o humillantes en sus hogares,[4] que en promedio 3 sean asesinados cada día,[5] y muchas otras circunstancias adversas que impiden que las niñas, niños y adolescentes en México vivan, y sean felices. Se trata de un contexto donde prima la pobreza, la desigualdad, la violencia y la injusticia, donde las posibilidades de desarrollo y bienestar de una niña o niño dependen del lugar en el que nace, la etnia a la que pertenece o de condiciones como tener alguna discapacidad o ser migrante.

Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) que promueven y protegen los derechos de NNA, reconocen los avances en materia normativa e institucional que se han generado, pero destacan la urgente necesidad de redoblar esfuerzos, ya que en las realidades de la niñez queda de manifiesto que persisten grandes problemáticas y brechas en derechos, tratos y oportunidades.

Por lo anterior, las OSC solicitan al Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, que en cumplimiento de sus obligaciones como mandatario de Estado, y de su compromiso firmado el 30 de abril de 2018, otorgue el más alto nivel de prioridad a la niñez, asegurando que su agenda de gobierno incorpore la consolidación e implementación de una Política de Estado –que transcienda administraciones de gobierno- que aborde, entre otros, los nueve compromisos que el mandatario adquirió por la niñez cuando aún era candidato a la Presidencia, y que progresivamente permita garantizar el ejercicio pleno de derechos para todas las NNA.

Asimismo, le exhortan a que ese compromiso y nivel de prioridad se vea reflejado en su papel como Presidente del Sistema de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA), siendo fundamental su liderazgo en las sesiones del Sistema, para garantizar convocatoria y voluntad política de todos los poderes y niveles de gobierno.

Finalmente, las OSC recuerdan los nueve compromisos firmados por el Presidente de la República a través del movimiento #MxporlaNiñez, para avanzar en la garantía de los derechos de niñas, niños y adolescentes:

  1. Elevar el nivel político e institucional del SIPINNA dotando el máximo de los recursos humanos y financieros disponibles para cumplir con sus obligaciones en los tres órdenes de gobierno, y dotando de autonomía del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia a la Procuraduría de Protección a nivel federal, estatal y municipal.
  1. Contar con un Presupuesto de Egresos de la Federación mejorado en su eficiencia y calidad del gasto público para el acceso efectivo de los derechos de las niñas, niños y adolescentes, garantizando su interés superior y priorizando recursos para subsanar las desigualdades de la población en México.
  1. Asegurar acceso equitativo a servicios de salud, agua potable y saneamiento de calidad para todas las niñas, niños y adolescentes, y promover el desarrollo de habilidades para el autocuidado de su salud y la alimentación.
  1. Prevenir, atender y sancionar todas las formas de violencia contra niñas, niños y adolescentes, abordando sus causas estructurales, y las de la impunidad, y garantizando la no revictimización.
  1. Asegurar el acceso, permanencia, conclusión oportuna y aprendizaje efectivo y pertinente de niñas, niños y adolescentes en todos los niveles educativos, mediante una educación de calidad, y alcanzar la inclusión social, la igualdad y la no discriminación, reduciendo la brecha digital.
  1. Generar las condiciones, los espacios y los mecanismos para hacer efectivos los derechos de niños, niñas y adolescentes a la libre expresión, asociación y reunión, para que sean escuchados y considerados en la toma de decisiones en los asuntos que les afectan a nivel personal, familiar, comunitario, escolar y político.
  1. Generar una política migratoria no represiva que incorpore la creación de mecanismos trasnacionales de protección especial a la niñez migrante y sus familias, que incluyan acciones preventivas, de atención de emergencia y de cooperación internacional, para el fortalecimiento económico, social y cultural de las comunidades de origen.
  1. Implementar políticas públicas focalizadas que permitan acciones afirmativas a los grupos de niñez y adolescencia altamente excluidos en las actuales políticas públicas y presupuestarias para cambiar la atención, prevención y restitución integral de sus derechos desde el SIPINNA, así como establecer las áreas especializadas para la protección efectiva y observancia de los derechos de niñas, niños y adolescentes en los organismos de protección de los derechos humanos.
  1. Generar un entorno económico, político y fiscal apropiado para el desarrollo y sostenibilidad del trabajo de las organizaciones de la sociedad civil en los ámbitos federal, estatal y municipal que permitan ampliar el impacto positivo de sus acciones en favor de los derechos de niñas, niños y adolescentes en el país.

Firma Colectivo #NiñezyJuventud

 #NiñezyJuventud es un colectivo de colectivos que agrupa a más de 400 organizaciones comunitarias y de la sociedad civil, que impulsan una visión compartida sobre los derechos de niñas, niños, adolescentes y jóvenes en México y que inciden en con sus propuestas de política pública y su exigencia a las autoridades titulares de las obligaciones sobre el cumplimiento de las garantías.

 

[1] CONEVAL (2014)

[2] INEE (2017)

[3] INEGI (2017)

[4] UNICEF (2015)

[5] INEGI (2017)

Notas Relacionadas

Social

YOUTUBE

PUBLICIDAD