El asma no tiene cura, sin embargo, sus síntomas pueden controlarse

Por Alexa Daniela Escobedo Peláez y Jorge Angel Almeida Villegas

El asma es una enfermedad en que las vías respiratorias de una persona se inflaman, estrechan y producen mayores cantidades de secreción mucosa de lo normal y dificultan la respiración.

El asma puede ser leve o interferir en las actividades del día a día y en algunos casos puede llegar a producir ataques mortales. Cuando se presenta un ataque de asma, los músculos que rodean las vías respiratorias se tensionan y se inflaman lo que reduce la cantidad de aire que puede pasar por estas y es responsable de síntomas como dificultad respiratoria, tos, entre otros.

El asma no tiene cura, sin embargo, sus síntomas pueden controlarse, debido a que el asma cambia con el paso del tiempo, es importante que se colabore con el médico para controlar signos y síntomas, y ajustar el tratamiento según sea necesario.

En personas con vías respiratorias sensibles, los síntomas llegan a desencadenarse por la inhalación de sustancias llamadas alérgenos. Los factores que desencadenan el asma incluyen: animales (caspa o pelaje de mascotas), ácaros del polvo, medicamentos, cambios en el clima, químicos en el aire o en los alimentos, ejercicio, moho, polen, infecciones respiratorias, como el resfriado común y humo del tabaco.

Los signos que indican que probablemente el asma esté empeorando comprenden: signos y síntomas del asma que son más frecuentes y molestos, aumento de la dificultad para respirar y necesidad de usar un inhalador de alivio rápido con mayor frecuencia. Para algunas personas, los signos y síntomas del asma se exacerban en ciertas situaciones:

  • Asma provocada por el ejercicio,que puede empeorar con el aire frío y seco
  • Asma ocupacional,desencadenada por irritantes en el lugar de trabajo.
  • Asma alérgica,se desencadena por sustancias encontradas en aire.
  • Estrés

Objetivo del tratamiento

Los objetivos del tratamiento del asma son disminuir la intensidad y la frecuencia de los síntomas asmáticos, y el grado al que al paciente queda limitado por dichos síntomas. Para esto es necesario que todos los pacientes cuenten con un medicamento de alivio rápido para controlar los síntomas agudos del asma. El tratamiento farmacológico para el control de largo plazo del asma está diseñado para revertir y prevenir la inflamación de las vías respiratorias.

Las formas de tratar el asma son:

Β Agonistas de Acción Corta (BAAC): Agonistas beta2 de acción corta, su función es abrir las vías respiratorias y facilitar la respiración, aquí se encuentra el salbutamol, levosalbutamol y la teofilina.

Β Agonistas de Acción Prolongada (BAAP): Agonistas beta2 de acción prolongada, su función es mejorar la respiración y la función pulmonar aquí se encuentran los siguientes medicamentos salmeterol, formaterol y anfometerol.

Glucocorticoides inhalados (GCI): Su función es reducir la inflamación de vías respiratorias, aquí se encuentra la fluticasona, budesonida y mometasona.

Glucocorticoides orales (GCO): Su función es disminuir la inflamación e irritación de vías respiratorias, aquí se encuentra la prednisona y prednisolona.

INHIBIDORES DE ANTAGONISTAS COLINERGICOS: Su función es relajar el músculo e inhibir el flujo de secreciones y aquí se encuentra el ipratropio.

Notas Relacionadas

PUBLICIDAD

Social

YOUTUBE