Tener más de una tarjeta de crédito no significa una ventaja financiera, por el contrario, le representa el riesgo de endeudarse sin control.

Por Claudio Jaime M.

Es muy probable que usted sea alguno de los 8.3 millones de usuarios de tarjetas de crédito de alguno de 51 bancos que operan en el país, tal y como lo informo la última Encuesta Nacional de inclusión Financiera, elaborada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

También es muy probable que usted sea de los que cuentan con más de una tarjeta de crédito, y por tanto sea objeto de crédito de algo cercano a los 80 mil pesos entre ambas cuentas, pero se ha preguntado ¿Qué les sucedería a sus finanzas personales si debiera una cifra cercana a los 80 mil pesos, solamente de tarjetas de crédito?

El escenario que le acabo de plantear es muy poco deseable para cualquier tarjetahabiente, por lo tanto, los pasos a seguir son:

  1. Consultar en el buro de entidades financieras cual de todas las tarjetas de crédito que tiene le ofrece los servicios que usted estrictamente necesita y al más bajo costo respecto a la tasa de Interés, el Costo anual total (CAT) así como cobros por manejo de cuenta entre otros.
  2. Una vez elegida la tarjeta que se ajusta a sus necesidades, por su estabilidad financiera, recomiendo, cancelar las demás, para ello, deberá primero liquidarlas (pagar el total de la deuda), hasta con centavos, y si le responden que no pueden cancelar la cuenta porque usted tiene un saldo a favor, (podría tratarse incluso de centavos) responda que se los dona al banco y que procedan a la cancelación, considere que para lograr esto, antes deberá de dejarlas de usar y trazar su plan financiero para pagarlas y descartar riesgos financieros.

Para liquidar sus deudas de tarjeta de crédito es necesario que evalué con cuidado de que recursos dispone, en este punto podría darse cuenta de que gasta en artículos o servicios que no le son necesarios o indispensables, que dispone de bienes que en realidad no necesita y que, bajo las condiciones adecuadas, venderlos seria benéfico para su economía, recuerde, mejor que tener más dinero es no tener deudas.

  1. Es importante acudir personalmente al banco emisor de cada una para cancelarlas y aunque reciba ofrecimientos de “tasas preferenciales, meses sin cobro de comisión o lugares preferenciales gratis para ver a su artista favorito” etc., por su economía, es necesario que sea fuerte y resista la tentación, los ejecutivos de ese banco harán todo lo que esté a su alcance para que usted no cancele y siga usando el dinero del banco.

Si solo deja de usarlas y no las cancela, le seguirán cobrando anualidades y al menos, en promedio, será un pago de mil pesos en la o las tarjetas que ya no va a usar, no tiene caso y cada centavo, pagado de esta forma, es un desperdicio que desestabilizará su economía.

En estos casos un procedimiento común por parte de los bancos es “la atención personalizada”, si usted va a cancelar una tarjeta de crédito, existe una alta probabilidad que sea atendido por un o una ejecutivo de cuenta, que le explicará muy atenta y amablemente las ventajas de “no cancelar su tarjeta de crédito”, será insistente y persuasivo/a esperando que usted desista. Observe como su sonrisa desaparece cuando usted diga ¡NO!

Y recuerde, no gaste más de lo que gana.

Notas Relacionadas

PUBLICIDAD

Social

YOUTUBE