POR CLAUDIO JAIME M.

Esta herramienta para el más efectivo aprovechamiento de su dinero es el método ideal para la disminución de gastos innecesarios, no atrasarse en sus pagos, generar ahorro y como resultado, mejorar realmente su percepción de calidad de vida.

Primero debemos aclarar que el presupuesto personal, no es un ejercicio mental que se le deja a la memoria y a al concepto de “cálculo”, cuando el presupuesto personal se lleva a cabo de esta forma con conceptos como: “gano tanto, los gastos que vayan saliendo los pago con lo que me pagaron en la quincena, si sobra algo lo ahorro y si me falta uso la tarjeta de crédito y lo voy pagando los meses que siguen”, este método solo le ofrece algo cercano al desastre económico.

Ojalá que este procedimiento no le suene familiar, porque es la peor forma de administrar el dinero que gana, bajo este procedimiento el ahorro se vuelve solo un buen deseo que rara vez sucede.

Para hacer el suyo:

 

Ingresos: es el dinero que recibimos por nuestro trabajo, descontando impuestos, si usted cobra por nomina, podrá ver que su sueldo, por ejemplo, es de ocho mil pesos, pero usted no recibe esa cantidad, le descuentan impuestos: fondo de ahorro y otros conceptos; usted recibe algo así como seis mil seiscientos pesos, esa es la cifra que debe considerar como base para hacer su presupuesto.

Pagos: este rubro se divide en dos, los pagos periódicos que usted debe enfrentar tales como: renta, luz, gas, comestibles, educación, salud, transporte, ropa, cuidado personal, teléfono celular y/o fijo, cable, internet, gasolina, entretenimiento y las deudas, estas no son de corto plazo, me refiero a: la tarjeta de crédito, la mensualidad del crédito hipotecario, la mensualidad del crédito automotriz, seguro de vida y/o auto etc.

La acumulación de deudas que usted contrate para que no ponga en riesgo su economía, dicho de otro modo, que no lo deje sin dinero para cubrir lo más necesario, es el 30% ese es el límite; sus pagos sumando los que hace periódicamente y los de mediano y largo plazo, no debe rebasar el treinta por ciento.

Ahorro: este es rubro a concretar, la meta a lograr recuerde que, si solo lo pretende formar de “sobras”, quizá su monto y duración sea tan breve como esta nota. Lo que usted logre ahorrar por un consumo moderado o la eliminación de gastos innecesarios recomiendo lo integre al ahorro, pero esta no es la base del ahorro, la cifra es: 10%, el Diez por ciento de su percepción, ese monto debe idealmente ser la base de su ahorro, diez por ciento de lo que recibe.

¿Cómo hacer el presupuesto?

Usaremos dos columnas para colocar nuestros ingresos, si recibe dinero de más de una fuente, necesitará colocarlos en renglones uno a continuación del otro.

Ingresos: De forma similar al concepto anterior, usaremos dos columnas más para registrar  los pagos iniciando por los que hacemos mes con mes, los que son periódicos, como el presupuesto lo hacemos antes de hacer los pagos, calcularemos su monto en el mayor pago que hayamos hecho antes, en sus estados de cuenta podrá encontrar cuál ha sido su consumo mayor, esa será la base, si por consumo moderado o inteligente usted logra disminuir ese monto, al final del periodo que normalmente son mensuales, dirija ese remanente al ahorro, no lo use como premio y lo gaste de forma irresponsable, recuerde que estamos haciendo un ejercicio de disciplina.

Pagos: En cuanto a los pagos de mediano y largo plazo, las deudas, colóquelas a continuación, esas si tienen un monto fijo, luego sume los montos enumerados en la columna, ese será el total de dinero que deberá considerar para cubrir esos compromisos. Recuerde que ese monto no debe pasar del 30%, del total de su percepción, si lo rebasa, hay que trabajar en reducir los gastos.

Ahorro: El rubro siguiente es el del ahorro, éste deberá de consistir en el 10% del monto que recibe como percepción, igualmente use dos columnas para escribir el concepto y el monto.

Ahora, al monto total que resultó de percepción habrá que restarle el monto total que resultó del rubro pagos y del rubro de ahorro, el resultante, lo nombraremos “Reserva”; deberá coincidir idealmente con por lo menos el 60% de su percepción.

Ese monto ideal que deberá quedarle libre cada quincena o cada mes, según usted lo establezca, no es para que se ponga creativo o esplendido con sus familiares o amigos y lo consuma, esta reserva tiene la finalidad de completar alguno de los gastos ya presupuestados que por alguna razón rebase lo que usted calculo para cubrirlo y si ese no fue el caso, al terminar el periodo, ese monto incorpórelo a su ahorro, recuerde que el ahorro le permitirá enfrentar imprevistos sin endeudarse, realizar sus proyectos financieros, de superación personal o de descanso, tales como sus vacaciones. El objetivo principal del ahorro es disponer de lo necesario para no endeudarse.

Hacer una comparación entre los presupuestos mes con mes le ayudara a distinguir la mejoría del manejo que hace de su dinero o bien a detectar alguna posible falla para corregirla.

Es muy conveniente también anotar en la hoja de cada mes los gastos comunes que usted hace y sus montos, con esto podrá observar su patrón de compras, sus costumbres, esto le podrá ser útil para analizar si sus gastos realmente benefician su economía y recuerde, no gaste más de lo que gana.

Related Article