CLAUDIO JAIME M.

El uso de la tarjeta de crédito para un usuario poco informado de su manejo y de su capacidad de endeudamiento, es un serio riesgo para su economía personal, por ello, para usar su tarjeta de crédito le recomiendo:

Pague siempre a tiempo

Recuerde que atrasarse en los pagos al cierre de su periodo bancario, así como pagar menos del mínimo requerido, le provoca un alza en el cobro de intereses hasta que el banco le solicite como pago mínimo el monto total de la deuda, si usted no la cubre, los intereses se acumularan como bola de nieve.

Si no puede liquidar el total de su deuda antes del próximo corte, pague cuando menos el doble del mínimo que le requieren así cubrirá los intereses y disminuirá el monto de la deuda. Esta práctica reducirá su deuda en la medida en que no aumente deudas a su tarjeta, lo que significa que debe dejar de usar su tarjeta para frenar el endeudamiento y poder hacer manejable su deuda.

No use su tarjeta como primer recurso

Pensar dos veces antes de firmar, ya que la disposición fácil de dinero que le ofrecen los bancos por medio de las tarjetas de crédito puede crearle hábitos negativos para su economía.

¿Cómo saber si la tarjeta de crédito es realmente su amiga o enemiga? La tarjeta de crédito como instrumento financiero es capaz de apoyar su economía en casos de emergencia y una es suficiente.

El uso de la tarjeta de crédito no es para todos los días, tómelo en cuenta y no olvide revisar sus ingresos, sus estados de cuenta y de acuerdo con sus posibilidades trate de reducir al máximo sus deudas bancarias.

En cuestiones de crédito no aplica la frase popular “entre más, mejor”

No, una tarjeta de crédito es suficiente, más crédito, significa más riesgo de endeudamiento.

Supongamos que el límite de crédito en una tarjeta es de $50,000.00 ¿cuál sería la justificación para tener otra? una deuda de $50,000.00 para el usuario promedio de crédito no es poco y sí un riesgo deberlos con la probabilidad que la suma aumente por no pagar a tiempo.

Insisto, se trata de “deuda” el dinero que el banco le facilita a través de la tarjeta de crédito no es suyo, es prestado y si usted no lo regresa antes de la fecha de corte, pagará intereses.

Tener varias tarjetas representa mayor tentación y puede hacerlo perder el control de lo que realmente gasta a crédito, además de los pagos a los que cada tarjeta lo compromete como el pago de anualidad, si tiene mas de una, revise cual es la que le cobra los intereses más altos, pague toda su deuda y cancélela, dejarla de usar sin pagar la deuda no desaparecerá el problema.

En cuanto a las tarjetas de crédito departamentales esas cancélelas todas, ninguna de ellas remplaza a una de crédito.

Entonces, tarjeta de crédito ¿sí o no?

Si usted en este momento se está preguntando si es conveniente tener una tarjeta de crédito, la respuesta es sí.

El tener una tarjeta de crédito con correcto manejo le generará un historial crediticio, el cual servirá como referencia para obtener otro tipo de créditos que, manejados de manera objetiva y mesurada, podrán ayudarle a formar un patrimonio, tal es el caso de los créditos hipotecarios o para la adquisición de automóvil.

La clasificación de “buen cliente” es obtenida si se conserva la puntualidad en los pagos. Tener tarjeta de crédito en ocasiones es un requisito para obtener algunos servicios cómo renta de automóvil, hospedaje, telefonía celular, internet, hospital, etc.

Si se presenta una emergencia es posible efectuar un pago o disponer de efectivo (poco recomendable, pero posible) prácticamente en cualquier lugar del mundo donde haya un cajero automático y le proporciona respaldo cuando usted sale de viaje, por cualquier cosa que pueda suceder.

Recuerde no gaste más de lo que gana.

Notas Relacionadas