viernes, diciembre 9, 2022
Comunidad estudiantil de la UPVT repudia a Cristina Manzur

Piden estudiantes de la Universidad Politécnica del Valle de Toluca la destitución de la rectora Manzur Quiroga a quien acusan corrupción y hostigamiento.

Por Maricarmen Aguilar Franco

Las acciones de resistencia, así como el paro y denuncia pública contra Silvia Cristina Manzur Quiroga, iniciado por alumnos de la Universidad Politécnica del Valle de Toluca, UPVT, se mantendrá mañana jueves y durante el tiempo que sea necesario, indicaron integrantes del Comité Estudiantil de Difusión de la UPVT, quienes vía redes sociales convocaron a un paro estudiantil para exigir la renuncia de la rectora.

Con acciones diversas dentro y fuera del plantel, gritando consignas y mostrando pancartas, manifestaron su rechazo contra la rectora Cristina Manzur Quiroga y todo el personal administrativo y docente empleado por ella desde su llegada, solicitando la intervención urgente de autoridades competentes para terminar con una historia de abusos, corrupción y hostigamiento a toda la comunidad universitaria.

La situación de impunidad los llevó al  límite, dijeron, pues han sido reiteradas las quejas emitidas ante todos los niveles de gobierno y de parte de muchos involucrados que han sufrido por la prepotencia y el influyentismo que presume Cristina Manzur Quiroga, cuyos apellidos, tal parece, doblegan a funcionarios tanto estatales como federales; ya mismo vemos la respuesta opresora, dijeron los manifestantes,  quienes  fueron recibidos desde la mañana con una especie de “retén policiaco” en la entrada principal del plantel, conformado por conos que impedían el paso de vehículos al acceso principal donde se apostaron tres patrullas y policías tomando fotos a los alumnos que llegaban.

También acusaron la presencia de policías al interior, vestidos de civiles, quienes portaban visiblemente aparatos de telecomunicación, en tanto los guardias de seguridad de la escuela controlaron extremadamente la entrada de los alumnos, al respecto los inconformes dijeron: “es un amago, acciones clásicas de represión, ejercida en todas las formas posibles por la rectora Cristina Manzur, pero no vamos a callarnos, ni a claudicar”.

 Estas acciones se detonaron luego de conocer, hace unos días,  la doble plaza que ostenta la rectora, quien recibe del erario dos generosos sueldos, algo prohibido por todos los reglamentos habidos en la administración pública, pues sus cargos se ubican en mismos horarios, entre muchas otras irregularidades.

Pero este tema de estar en lista de “aviadores” de la UAEMex es solo uno de tantos abusos, dijeron los integrantes del Comité Estudiantil de esta institución pública que además, señalaron una lista interminable de anomalías.

A respecto, dijeron, corresponde a cada sector emitir las denuncias correspondientes, en este caso el personal administrativo y docente, los sindicalizados, decenas de empleados y profesores despedidos injustificadamente, alumnos con su sueño de concluir su carrera truncada, todos ellos han realizado denuncias y hasta demandas legales contra la rectora desde el 2018.

Lamentable la impunidad prevalece, pese a larga lista de anomalías, atropellos y acciones que constituyen delitos y faltas evidentes a toda ética y respeto a la institución, pero sobre todo, indicaron, falta a su compromiso de atender debidamente un espacio donde se supone, están forjando a futuros profesionistas.

La calidad educativa evidentemente se ve comprometida y disminuida con personal docente y, administrativo de personas que llegaron a ocupar cargos de conveniencia, otorgados por Cristina Manzur Quiroga, quien ha rebasado sus  funciones, convirtiendo la UPVT en su “agencia personal de empleo”, dedicándose a quitar de su camino todo cuanto le estorbe, así sean decenas de trabajadores que fueron despedidos sin consideraciones, la mayoría acosados hasta el cansancio orillándolos a renunciar.

Mientras tanto, los estudiantes reciben clases teóricas solamente, pues los laboratorios no funcionan, no hay material, no tienen ni siquiera personal calificado para guiarlos, pues ella despidió a los profesionistas y contrató a personas sin perfil adecuado, o con carreras muy diferentes, pero ha colocado a todos sus incondicionales en sitios privilegiados, sobre todo económicos, mientras a la comunidad universitaria que exige sus derechos se ha encargado de hostigarlos hasta los más diversos extremos.

Desde su llegada a la Rectoría de la UPVT, tras dejar la dirección del COMECyT, donde igual quedó huella de corruptelas y pésima administración, Cristina Manzur dejó claros mensajes de su descontrolada posición de poder y falta de escrúpulos;  profesores y alumnos que han resistido estos embates de su “influyentismo”, nos explicaron de los más variados episodios que incluyen incluso escenas terribles que muchos tomaron como “advertencias veladas” cuando mandó asesinar sin misericordia alguna a los perritos que formaban parte de un programa estatal de bienestar animal, “mascotas” comunitarias que anotaba resultados fabulosos.

No obstante, pese a que la UPVT logró éxito con este programa piloto, la rectora ordenó a los guardias del plantel matar a los perritos, pero no solo eso, la orden fue dejar a vistas los cadáveres de las queridas mascotas con evidentes huellas de tortura, quemados vivos, asfixiados con bolsas de plástico en la cabeza, y varios desaparecidos. Enseguida inició el despido masivo, empezó por aquellos profesores que defendían o daban de comer a las mascotas, y así sucesivamente.

Otro ejemplo de estas acciones autoritarias es lo que queda del sindicato de trabajadores de la UPVT, conformado hasta el 2018 po al menos 250 trabajadores, de ellos más de cien fueron despedidos, vía amagos para firmar sus renuncias, otro tanto han logrado conservar su trabajo, no así su categoría o sueldo, pues les quitaron sus plazas y solo les dieron horas clase, dejando al sindicato que sobrevive con menos de 50 integrantes, quienes igualmente esperan la respuesta de las autoridades a sus demandas y múltiples peticiones enviadas a toda instancia posible, incluso, nos mostraron escritos enviados al propio presidente de la República, pero ni AMLO, dijeron, ha podido doblegar y rebasar el poder de esta mujer que ha cometido larga lista de delitos en el quehacer público, sin embargo continua  impune.

Notas Relacionadas

A %d blogueros les gusta esto: