POR CLAUDIO JAIME M.

El ahorro es una parte muy importante de una economía personal.

Uno de los principales indicadores de que usted no hace uso correcto de su dinero es que se mantenga constantemente endeudado por consumos que no le reditúen un beneficio real.

Otra causa de sus deudas, las compras irracionales, es una tendencia que se ha vuelto común como resultado de la baja educación financiera que persiste en México. Mientras que los deudores, principalmente el de tarjeta de crédito, no tengan conciencia de que sus deudas pueden convertirse en un problema grave, en la medida en que sigan gastando, sus finanzas personales pueden verse seriamente amenazadas especialmente si no se toman las medidas correctas a tiempo, para empezar deberá tomar conciencia de como comprar, ¿si quiere saber cómo? usted puede aprender aquí.

Uno de los métodos más utilizados para cubrir una deuda es pedir prestado ya sea a través de instituciones financieras, casas de empeño o recurrir a prestamistas o agiotistas estos últimos no ofrecen contratos firmados, ni garantía de que se respetarán los acuerdos verbales, por lo que quien pidió el dinero terminará pagando más de lo pactado.

Haga una plan de pagos de sus deudas y ordénelas 

De su puño y letra, escriba en una página de la libreta que usa para hacer su presupuesto el monto de sus deudas para entender su situación y por dónde empezar a remediarla ya que tenga el monto exacto, no se asuste, no es que tenga que pagar todas sus deudas al mismo tiempo. Recuerde que este plan deberá estar en su libreta de presupuesto para que pueda programar como ira liquidando sus deudas.

Es difícil enfrentarse a la realidad de los números, pero por mínimo que sea el monto, debe anotar todas sus deudas, incluyendo los préstamos que le hicieron familiares o amigos. Coloque al principio las que mayores intereses generen para que así el costo de pagarlas sea menor, empiece por liquidar esas que mayores intereses le generen y así continúe hasta irlas eliminando de una en una.

La presión por contar con efectivo para cubrir imprevistos no debe de conducirlo a tomar medidas que pongan en peligro la estabilidad de sus finanzas personales, por ello recomiendo que, para hacer frente a gastos imprevistos o urgencias, adquiera créditos en condiciones favorables para usted y su economía o bien, cuente con ahorros, ¿quiere saber cómo?, consúltelo aquí.

El ahorro es una parte muy importante de una economía personal fuerte ya que permite enfrentar imprevistos o poder obtener los bienes o servicios que usted necesita sin afectar su economía familiar o personal. Los expertos en general recomiendan ahorrar el 30% de los ingresos quincenales, destinando el 70% restante para el pago de los servicios corrientes, llámese renta, agua, luz y alimentación entre otros, para ello deberá contar con un presupuesto y apegarse a él, quiere saber cómo hacer uno, consúltelo aquí.

En el caso particular de quienes reciben ingresos vía nomina bancaria, llámense funcionarios gubernamentales o trabajadores de empresas que utilizan este sistema de pago, el instrumento recomendado para cubrir este tipo de necesidades son los créditos de nómina destacando la facilidad para acceder a ellos, pero antes de recurrir a ese préstamo considere lo siguiente:

Si usted hace uso de su crédito de nómina para cubrir sus gastos corrientes está agregando un problema a sus finanzas. Primero, el dinero no es de usted, es del banco y se lo está prestando con un costo, ese costo se llama interés; segundo que ese préstamo podría serle más útil en un momento de mayor necesidad.

Como consecuencia si requiere efectivo en una situación de emergencia tendrá que usar un segundo préstamo, disminuyendo su ingreso quincenal e incrementando el pago de intereses. Insisto, NO, tome a los créditos o préstamos a los que tiene derecho sin un motivo de verdadera urgencia.

Para aligerar la carga

Los gastos no esenciales, o de mínima importancia, regularmente causan el incremento de las deudas, por lo que para sanear sus finanzas personales resulta muy recomendable identificar esos gastos no importantes y recortarlos.

En caso de que se cuenten con deudas que se incrementan generando intereses que van escalando y que amenacen su economía, es urgente liquidarlos cuanto antes, pero para ello se deberá valorar el camino correcto que conduzca a evitar otra deuda mayor: hacer un hoyo para tapar otro, nunca ha sido buena idea.

El vender en condiciones favorables bienes no indispensables como automóviles, joyas, aparatos electrónicos entre otros, puede ser una opción para liquidar la deuda.

De no ser así, para estos casos la renegociación de deuda es el consejo que podrá poner un freno al incremento de intereses, esta medida le dará a usted la tranquilidad de saber que está haciendo lo necesario para no afectar más su economía y lo más importante: que no recaiga, ya que el pago excesivo de intereses se traducirá en la disminución de su capacidad financiera.

En otras palabras, estará gastando dinero en pagar intereses y que bien pudo haber utilizado en rubros que le representen un beneficio a usted y su familia.

Recuerde que en el caso de los préstamos hipotecarios y de vehículos una opción viable para no afectar su economía es el abono a capital, esta medida consiste en el pago al monto de la deuda. No son pagos adelantados, son pagos que van directo al total de su deuda, el beneficio de ellos se refleja en la disminución de intereses y que usted al final podrá desembolsar un menor monto al estimado al inicio de su crédito, con lo cual se ahorrará mucho dinero.

Haga la prueba: ABONO A CAPITAL, y recuerde pedir a un ejecutivo del banco que se aplique ese depósito, pida un comprobante y después revíselo en su estado de cuenta. Todos los bancos del país sin excepción aceptan pagos a capital.

Si no aplicaron el pago a su satisfacción, acuda de inmediato, en primera instancia, al área de reclamaciones del banco, si su queja no es atendida o pretendan engañarlo con justificaciones para no aplicar el pago, o no quieren hacerlo, usted puede acudir a la Comisión Nacional de Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) para ello podrá consultar sus servicios de asesoría en el 01 800 999 80 80 o enviar un correo electrónico a asesoria@condusef.gob.mx.

Y recuerde, no gaste mas de lo que gana.

Notas Relacionadas

Social

YOUTUBE

PUBLICIDAD