El mantenimiento se refiere a la conservación en funcionamiento no a la reparación.

Claudio Jaime M.

Cuando escucha el término “mantenimiento”, le recuerda el cuidado de grandes maquinarias, pero en realidad es una actividad que deberá tomar muy en cuenta si tiene en su casa artículos domésticos como refrigerador, lavadora o secadora de ropa, aire acondicionado o ventiladores, entre otros.

Otra inversión que por conveniencia financiera debe considerar es someter al mantenimiento que recomienda el fabricante a todos sus aparatos domésticos, ya sean eléctricos, electrónicos o mecánicos, en este caso me refiero a su automóvil.

Primero habrá que aclarar que mantener no es igual a reparar, el mantenimiento consiste en actividades preventivas. En el caso de los artículos domésticos que mencionamos, todos ellos tienen algo en común, cuentan con piezas móviles que después de un cierto tiempo requieren de limpieza, lubricación y sustitución, sistemas eléctricos y electrónicos que requieren de revisión o sustitución de alguno de sus componentes, debido al desgaste y sistemas que conducen fluidos que también se atrofian o desgastan.Financieramente hablando, diremos que el mantenimiento es una actividad elemental, básica y muy importante si queremos no desperdiciar o perder nuestro dinero.

Con el mantenimiento disminuimos el costo de uso de nuestro artículo o vehículo, evitamos que disminuya su valor y que deje de funcionar cuando lo requerimos. Establecer el uso de un artículo o vehículo en reparaciones costosas en lugar del programado y más económico mantenimiento, es un esquema ineficiente que solo lo hará gastar dinero de forma innecesaria.

En el caso del mantenimiento automotriz, por ejemplo, si usted tiene un carro del año 1987 y la última vez que lo llevó al taller de la agencia de la marca fue en 1988, existe la probabilidad de que su vehículo esté muy cerca de fallar, si no es que ya lo hizo y tendrá o tuvo que hacer un gasto que no tenía programado y que quizá le implicó tener que posponer algún otro gasto que si era necesario o peor aún, tuvo que endeudarse.

Existe una idea equivocada de que los servicios en los talleres de las agencias automotrices son caros y definiremos como “caros” a los que están por arriba de nuestro presupuesto, por ello es necesario conocer antes de comprar el auto, no después, ya sea nuevo o usado, el costo de los servicios de mantenimiento, estos se llevan a cabo, en promedio, cada diez mil kilómetros a partir de cero y su costo aparece exhibido normalmente en amplios carteles en la entrada de los talleres.

Si a usted solo le alcanza para el pago ya sea de contado o con un crédito del auto y los servicios están fuera de su alcance, tiene dos opciones: buscar otro automóvil en donde ambos conceptos, precio y mantenimiento no afecten su bolsillo o no comprar carro.  Si no es así, su auto empezará a deteriorarse y sin el menor aviso fallará.

Si usted respeta los periodos de mantenimiento de su carro, no tendrá que buscar con urgencia ningún mecánico o desembolsar cantidades de dinero que no tenía programadas.

En el caso de los aparatos que están en su casa o lugar de trabajo, otro aspecto para tomar en cuenta son las condiciones de almacenamiento, si usted no respeta estas recomendaciones del fabricante y ubica su aparato permanentemente a la intemperie, bajo condiciones de frío, humedad o calor extremas, es muy probable que el deterioro se acelere y provoque una falla.

Para realizar el mantenimiento preventivo de sus aparatos domésticos, consulte en internet el mas cercano a su casa, infórmese sobre los periodos de mantenimiento y vida útil de sus aparatos y prográmelos para evitar que ellos fallen quizá cuando usted más los necesite.

Por último, hay que tomar en cuenta las condiciones de limpieza, las que un simple trapo húmedo en el caso de los aparatos eléctricos puede hacer, manteniendo la limpieza exterior del aparato para impedir que la suciedad penetre y cause alguna falla.

Y no lo olvide, no gaste más de lo que gana.

Notas Relacionadas

Social

YOUTUBE

PUBLICIDAD