sábado, diciembre 5, 2020
Desigualdad social para enfrentar al Covid-19

Una persona que perciba salario mínimo requerirá al menos de un mes de trabajo para pagar una prueba de detección de coronavirus.

Aunque la pandemia por Covid-19 no discrimina en caso de contagio, la burocracia del estado de México tiene mejores garantía de atención y seguridad social. Por ley, todos los funcionarios públicos son derechohabientes del Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMyM) pero de no utilizar este servicio, sus ingresos son suficientes para cubrir gastos médicos.

Hace apenas unos días, el secretario general de Gobierno del Estado de México, Ernesto Nemer, anunció que resultó positivo a SARS-CoV-2, pero asintomático; antes que él, Maurilio Hernández, presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) en la Legislatura local, también había informado acerca de su contagio.

Para entonces, ya habían enfermado Elías Rescala, subsecretario de Gobierno; Gabriel O’Shea, secretario de Salud; Alejandro Ozuna, ex secretario general de Gobierno; Enrique Jacob, secretario de Desarrollo Económico, y al menos once alcaldes mexiquenses, entre los que Sergio Anguiano de Coyotepec y Tomás Primo Negrete de Tonanitla perdieron la vida. La mayoría fueron casos ambulatorios. En el caso de la alcaldesa de Metepec, Gabriela Gamboa, jamás se tuvo alguna confirmación sobre si su ausencia durante casi un mes de la presidencia municipal se debió a contagio por coronavirus.

Conforme al tabulador de este año, el secretario general de Gobierno percibe un salario mensual equivalente a 100 mil 500 pesos, mientras que el resto de los secretarios de estado ganan 93 mil 689.

La dieta de los diputados locales -con base en 2018, pues los tabuladores no se encuentran actualizados-, representa un gasto de 74 mil 987.74 pesos netos al mes. En contraste, el salario mínimo vigente en el estado de México asciende a 123.22 pesos diarios.

La suspensión temporal o parcial de actividades no implicó que los funcionarios de primer nivel dejaran de percibir sus remuneraciones.

Con un día de sueldo, los funcionarios de primer nivel están en posibilidad de adquirir una prueba de detección cuyo precio fluctúa entre mil 250 y 10 mil pesos; el asalariado mínimo requerirá de un mes de trabajo para costearla en caso de no se atendido en el sector público.

COVID Y DESEMPLEO

La Secretaría del Trabajo tiene registrada la pérdida de 59 mil 869 empleos formales y 80 mil informales en los primeros cinco meses de la pandemia en el estado de México. En teoría -pues ha sido cuestionado por los diputados-, apenas 50 mil trabajadores recibieron 3 mil pesos del Programa de Apoyo al Desempleo; el resto, se quedó sin ingresos.

La medición 2008-2018 del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) reconoce que 47.6% de la población mexiquense vive en pobreza, es decir esto equivale a 7 millones 546 mil 500.

El panorama económico para las familias mexiquenses se complica cuando el padecimiento se agrava. Estimaciones de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) refieren que el tratamiento en cama normal se traduce en un gasto de 435 mil pesos; si se tiene seguro de vida, baja a 222 mil; mientras que en las unidades de cuidados intensivos fluctúa en alrededor de 920 mil pesos, llegando hasta 947 mil cuando los pacientes requieren intubación. Para pacientes ambulatorios, representa en promedio un gasto de 14 449 pesos.

LA EXCEPCIÓN

La diputada Azucena Cisneros, quien se recuperó satisfactoriamente del nuevo coronavirus, recordó que los diputados locales cancelaron su seguro médico, pero mantiene el del ISSEMyM, y explicó que cuando comenzó con algunos síntomas, acudió a un dispensario médico en el que se atiende desde hace treinta años y pagó 150 pesos por la consulta. Indicó que optó por una prueba de laboratorio privado que le costó 3 mil 900 pesos, también costeados de su bolsillo, en virtud de que los resultados, en el primer caso, se obtenían en un promedio de ocho días, lo que consideró tardado, mientras que el laboratorio se los aportó en la mitad de ese tiempo: “No fue mucho de mi parte porque fueron síntomas leves. Me aislé en mi cuarto. No hubo gasto oneroso porque fue leve”.

Notas Relacionadas

Publicidad

2do Informe de Gobierno Toluca

Síguenos

INSTAGRAM

YOUTUBE

A %d blogueros les gusta esto: