El Día del Abogado se celebra en México cada 12 de Julio. La historia de esta celebración data de 1960 cuando el Diario de México retoma este día para festejar a los abogados, a partir de la conmemoración de la primera cátedra de Derecho, Prima de Leyes de la Real y Pontificia Universidad de México e impartida por el Sr. Lic. Don Bartolomé Frías y Albornoz un 12 de julio 1533.

En sus inicios la carrera de leyes impartida por la Real y Pontificia Universidad de México, comprendía de cinco años de Prima y Vísperas de Derecho y dos cursos más de un año de Jurisprudencia Civil, en el que se daba las herramientas necesarias a los futuros abogados, para hacer recta observancia de la aplicación de la justicia.

En esa época virreinal los abogados empleaban una vestimenta específica que los distinguía; la cual constaba de traje negro, con calzón corto, zapatos con hebilla de oro o plata (según la posición económica) y la tradicional e indispensable toga. Después de la independencia y acorde a los tiempos de cambio, el abogado se desprendió de la solemnidad que lo había caracterizado, despojándose de la toga para volverse en un republicano hombre de ley.

Con el pasar de los años no sólo los abogados han ido cambiando, sino también todo aquello que los rodea, es decir, los tribunales, las costumbres, y las mismas leyes, que se van adecuando a la vida moderna; pero lo que se mantiene intacto y que es la esencia misma de la abogacía, es el deber que los abogados tienen para actuar a favor de los intereses de quienes se confían a ellos, característica que siempre han tenido los que ejercen la carrera de leyes y que ha vuelto a esta profesión una de las más nobles, por su importancia por lograr la paz y el bienestar social.

Notas Relacionadas

Social

YOUTUBE

PUBLICIDAD