sábado, marzo 28, 2020

Cada 20 de marzo se celebra el Día Mundial del Gorrión, sin embargo, estas pequeñas aves están desapareciendo de las grandes ciudades.

Estos pajaritos que nos han acompañado a lo largo de nuestra existencia, están en una situación alarmante debido en mayor medida a la aparición de otras especies de aves que compiten con su espacio y con su alimentación (algunas autóctonas y otras no). Aunque también a la falta de lugares para refugiarse, la pésima alimentación, el ruido o la contaminación de muchos espacios. En muchas ciudades europeas ya no existen, como sucede en Londres, Bruselas, Amberes, Gante o Hamburgo.

En una década, podría haber 30 millones menos de gorriones por nuestra geografía.

Esto, también ocurre, con otro tipo de aves de pequeño tamaño, como aviones, petirrojos herrerillos, carboneros, y un largo etcétera, que nuestras urbes albergan. La fauna más débil necesita de una mayor cuidado, porque puede ser que a las distintas poblaciones les suceda algo parecido.

Necesitan más espacios verdes para poder sobrevivir, cuántas más plantas y árboles plantemos en las ciudades más posibilidades tendrán de reproducirse y extenderse. Los parques y jardines son oasis para la vida en las ciudades, tanto para la fauna, como para nosotros. Necesitamos de su presencia para remitir el impacto de la contaminación y mejorar nuestra salud que cada día se encuentra más dañada.

Las pequeñas aves necesitan lugares seguros para sentirse protegidas, la propia naturaleza las otorga la mayor parte de lo que necesitan. Precisamos de biodiversidad también en las ciudades. Sin vegetación no hay insectos que llevarse al pico, ni semillas que tragar, por eso respetemos todos y cada uno de estos espacios públicos para el bienestar de los seres vivos urbanitas.

Desde las últimas décadas del siglo XX, esta especie ha visto disminuir sus ejemplares año tras año, sobre todo, en las grandes capitales de Europa. Y éste es el caso de Berlín, París y Praga, en las que las poblaciones han disminuido de forma drástica.

Una quinta parte de las especies de aves que existen en el mundo viven en ciudades y muchas de ellas están amenazadas, como el gorrión, por el uso masivo de insecticidas tóxicos, el aumento de la contaminación del aire, los elevados niveles de ruido o la reducción de las zonas donde pueden construir sus nidos.

Notas Relacionadas

PUBLICIDAD

Social

YOUTUBE