sábado, julio 24, 2021
Dudosa actuación de jueza M. Alejandra Carrillo G.

Otorgaron libertad a uno de los implicados en el caso del menor Carlos Eduardo Martínez, estudiante del Colegio Montessori que hace 8 años fue secuestrado y asesinado.

O corrupta o nefasta. Así considera José Alfredo Martínez Tello, hermano del menor Carlos Eduardo Martínez, estudiante del Colegio Montessori que hace 8 años fue secuestrado y asesinado,  a la juez María Alejandra Carrillo García, quien dejó en libertad a uno de los implicados en este crimen, a pesar de contar con prueba suficientes para mantenerlo en prisión.

En entrevista exclusiva con COMUNICADORESMX,  el familiar de la víctima no descartó la posibilidad de acercarse al presidente del Poder Judicial del Estado de México, Alfredo Sodi Cuellar, para exponerle la situación y las irregularidades que se presentaron en el proceso judicial, especialmente en lo que se refiere a la actuación de la juez.

En octubre de 2019, Carrillo García argumentó  “falta de pruebas” para dejar en libertad a Erick “N”, uno de los cinco responsables de haber plagiado y dado muerte a José Eduardo, de apenas 15 años edad, a quien después de mantenerlo en una casa de seguridad, lo aventaron al vacío en el Puente Calderón, cuya altura es de más de 200 metros,  y que se ubica en la autopista Ixtapan de la Sal-Tenango del Valle.

Las investigaciones efectuadas por elementos de la entonces Procuraduría General de Justicia del Estado de México, hoy Fiscalía General, permitieron establecer que el domicilio donde estuvo retenido el menor es de la madre de Erick “N”, desde donde salió la llamada para la “prueba de vida” que se solicitó entonces a los secuestradores.

A pesar de contar con esa  y otras pruebas que comprobaban la participación de ese sujeto en el crimen ocurrido en 2013 y que conmovió a la sociedad toluqueña, la juez María Alejandro Carrillo decidió ponerlo en libertad. Meses después se dio cuenta de su error y giró orden de aprehensión en contra de dicho individuo, quien  está prófugo de la justicia. No se descarta incluso que haya abandonado el país.

Martínez Tello destacó que actualmente se está reponiendo el proceso judicial de cada uno de los implicados en el homicidio de su hermano, situación que calificó como muy desgastante para él y su familia, y lamentó que ni siquiera muerto, su hermano tiene paz.

No obstante, confía en que esta vez predomine la lógica y que tanto el Poder Judicial, como la FGJEM actúen con ética, ya que anteriormente se presentaron muchas irregularidades en el proceso. Pidió que entonces, se respete la memoria de su hermano.

Notas Relacionadas

Síguenos

INSTAGRAM

YOUTUBE

A %d blogueros les gusta esto: