México le compra a Estados Unidos 14 millones de toneladas de maíz amarillo.

Sexenios van y sexenios vienen y la historia del campo mexicano sigue bajo una inercia estatista que excluye cualquier posibilidad de modernización y de real aprovechamiento de lo que se produce en el territorio nacional.

En este sentido, Valentín Hernández Velasco, coordinador Nacional de Productores Agrícolas en México, confirma la falta de un desarrollo tecnológico nacional que impide la competitividad dentro del tratado comercial con Estados Unidos y Canadá. “Competimos con tecnología de punta e incluso de biotecnología de transgénicos como en Estados Unidos”, dijo.

Puso como ejemplo el maíz amarillo que es el más cotizado en nuestro país, pues “México, en promedio, importa de Estados Unidos 14 millones de toneladas de este grano y no hay manera de competir”.

Explica que los estadounidenses producen hasta 11.5 toneladas por hectárea, los canadienses logran una producción de poco más de 10 toneladas, mientras que México apenas logra alcanzar las 3.7 toneladas por hectárea, lo que significa una amplia brecha entre las tres naciones.

Aunado al deterioro de la tierra, a la falta de tecnología de punta, de insumos para el productor, se encuentra la situación de los jóvenes que en lugar de sentirse arraigados en sus tierra, prefieren salir del campo, dedicarse a otra cosa e incluso probar suerte en Estados Unidos, “no hay incentivos para los jóvenes campesinos, muchos prefieren sumarse al sector servicios o salir de México”, reiteró Hernández Velasco.

Finalmente, el coordinador Nacional de Productores Agrícolas en México explicó que la información de Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA) muchas veces llega tarde a los productores y campesinos que no alcanzan a concretar los trámites necesarios para acceder a los créditos financieros que solventen la producción agrícola.

PUBLICIDAD

Social

YOUTUBE