viernes, agosto 19, 2022
EL MISMO EMPAQUE CON MENOS PRODUCTO ¿POR QUÉ?

El fenómeno industrial de la REDUFLACIÓN disminuye la cantidad y/o calidad de los productos ante la inflación, alzas o escasez de materias primas con el objetivo de tratar de mantener sus precios al público y conservar competitividad en el mercado.

Por Claudio Jaime Batlle

De manera similar como se produce la obsolescencia tecnológica en todos los bienes que usa de manera cotidiana, la reduflación ocurre en el proceso de producción de alimentos, consumibles, ropa, muebles, maquinaria, aparatos eléctricos y electrónicos, todo aquello que su existencia responda a un proceso industrial a causa de la inflación y/o bien cuando por afectaciones económicas regionales o globales los precios de las materias primas se ven afectados o escasean, comprometiendo el precio final del producto, los márgenes de ganancia o, en algunos casos, la existencia misma de empresas.

Las formas en que este fenómeno se presenta son variadas de entre las más comunes destacan:

Nueva presentación: En este caso el empaque del producto cambia disminuyendo la cantidad y en ocasiones la calidad del producto, ofreciéndose al mismo precio o “ajustado a la alza” ante la nueva imagen.

Misma presentación: Habrá ocasiones en las que el apariencia sea la misma pero la calidad de su contenido sea menor respetando la cantidad en gramos, mililitros, hojas o unidades que las etiquetas señalan en el empaque, de esta merma solamente se dará cuenta al consumirlo o si lo compara con empaques anteriores que en etiqueta ofrecían mayor cantidad de producto por el mismo o menor precio.

Nuevos productos: El descontinuo de bienes, en este caso no responde a la falta de demanda, sino a la incosteabilidad para el fabricante de mantenerlo en el mercado, por lo que es sustituido por uno nuevo de características adecuadas para ser factible su producción (menor calidad y/o cantidad).

Nuevo Menú: En el caso de los establecimientos donde se ofrecen alimentos preparados, ocurre el mismo fenómeno ofreciendo a los comensales nuevos menús con platillos con menos condimentos, menor gramaje o bien distintos ingredientes permitiendo que en promedio las cuentas por mesa se mantengan ante la inflación, a la vez que continúan recibiendo clientes. 

La anterior metodología no solamente responde a una medida de “emergencia” para evitar el alza de precios de los productos, sino también como un procedimiento mercadológico para evitar que los consumidores asuman que la inflación afecta al producto potencialmente elegido, por lo que la probabilidad de ser adquirido aumenta.

De este fenómeno usted mismo puede darse cuenta al revisar con cuidado los bienes que consume comparando sus propiedades con los que compró anteriormente, no es solo una cuestión de etiquetas sino de la satisfacción del consumidor cuando usa los productos.

Advertencia: la aparición de la Reduflación representa una alerta ante la escasez y encarecimiento de materias primas y por tanto de los productos en el mercado, por lo que prever tanto la adquisición de los productos estrictamente necesarios, así como su posible sustitución por otros de menor precio, le hará mantener sus márgenes económicos dentro de su integridad alimentaria.

Y No lo olvide, No compre lo que No necesita y No gaste más de lo que gana. 

Notas Relacionadas

A %d blogueros les gusta esto: