viernes, septiembre 25, 2020
“Entes pasivos”

Con el inicio del ciclo escolar 2020-2021 a través de las televisoras, se corre el riesgo de que el aprendizaje se vuelva un eco sin apropiación del conocimiento: Manuel Gil Antón

“No son transmisiones de entretenimiento, tendrán validez oficial. Las clases tendrán valor curricular y los alumnos serán evaluados sobre su contenido en su momento”, dijo Esteban Moctezuma Barragán el pasado 3 de agosto cuando en la “mañanera”, el gobierno federal firmaba un acuerdo con cuatro televisoras mexicanas, Televisa, TV Azteca, Imagen y Multimedios.

Este lunes 24 de agosto inicia el ciclo escolar 2020-2021 a través de clases a distancia a 30 millones de estudiantes de 16 grados académicos, 24 horas al día siete días a la semana.

Los estudiantes podrán seguir las clases de 8:00 a 19:00 horas. En el caso de educación preescolar serán dos horas y educación media superior tendría cuatro horas, aproximadamente a la semana.

Bajo este contexto, el niño corre el riesgo de convertirse en un ente pasivo que sólo escucha para memorizar la clase y repetirlo para la obtención de una buena calificación, considera el especialista en Educación, Manuel Gil Antón.

“Con esta nueva metodología educativa el educando se convierte en un eco de lo que ve y escucha sin intención de apropiarse del conocimiento, sin posibilidad de interrogar sobre lo que no entiende”.

Los tutores más cercanos serán los propios padres de familia que en la mayoría de los casos no cuentan con los conocimientos didácticos para poder resolver dudas y las clases por televisión podrían convertirse en un conocimiento enciclopédico repetitivo más que reflexivo e interrogativo, detalla el Profesor del Centro de Estudios Sociológicos de El Colegio de México.

Para Erica Franco Lavín, maestra en Ciencias de la Educación, las inconveniencias de fragmentar la información por parte de la SEP para el regreso a clases, obstaculiza que los docentes puedan vincular de manera directa su planeación con las actividades de las clases televisadas del programa Aprende en casa II, pues el proceso enseñanza-aprendizaje que se desarrolla entre maestros y estudiantes tiene como antesala siempre, un trabajo monumental de planeación didáctica, donde se contempla la revisión de contenidos, libros de texto, aprendizajes esperados que se organizan en secuencias didácticas y por sesiones, diseño de materiales didácticos y organización de recursos complementarios, todo esto requiere un esfuerzo mayor al considerar una enseñanza en tiempos de pandemia.

 La pandemia por Covid-19 hace imposible el retorno a las aulas, a las aventuras en el recreo, a las travesuras infantiles, a la organización de los eventos conmemorativos y el ciclo escolar iniciará en un medio que “hemos calificado de anticlimático con una sola voz para todos los grados en contextos socioculturales totalmente diferentes, en donde no puede haber un mensaje unívoco”, agrega Manuel Gil Antón.

Nadie esperaba el arribo a nivel mundial de un virus como el SARS-CoV-2 que provoca la enfermedad de Covid-19 y que nos haría ver la forma cotidiana con un cristal diferente y en el caso educativo donde se mueven millones de docentes y educandos, la situación se vuelve aún más complicada porque los padres de familia estaban acostumbrados a desprenderse de sus hijos unas horas, delegando la responsabilidad de la custodia y enseñanza a los centros educativos y los maestros contaban con espacios para impartir sus clases y ahora la situación es totalmente diferente.

El aprendizaje nunca consideró a la pandemia y en la nueva forma de enseñar, se tenía que aprovechar la oportunidad de regionalizar la educación, porque no es lo mismo el norte que el sur del país. Los conocimientos generales son los mismos, pero los contextos socioculturales son diferentes y en opinión de Gil Antón, a las autoridades educativas les faltó confianza para echar a andar proyectos creativos en dimensiones más pequeñas y le apostaron a la unificación que sin duda, tendrá sus consecuencias.

La educación en comunidades originarias de México

En comunidades sin acceso a televisión, como pueden ser las regiones indígenas, se utilizará la radio para la transmisión de contenido educativo con la colaboración de Canal Once, Ingenio Tv, Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano y de la red de 36 radiodifusoras educativas y culturales de México.

Para ello, se producirán y transmitirán 4,550 programas de televisión y 640 de radio en 20 lenguas indígenas acorde con los planes y programas de estudio.

El secretario Moctezuma Barragán informó que todas las transmisiones contarán con lenguaje de señas mexicano, además, los libros se imprimirán en braille y macrotipo. La autoridades educativas de las entidades de la federación harán llegar a las niñas y niños los libros de texto gratuitos para facilitar el seguimiento de planes y programas de estudio.

Cuando las autoridades de salud establezcan el semáforo verde, las clases presenciales podrán reanudarse: el hecho de que 40 millones de personas, entre alumnos y maestros, se queden en casa, permite que la pandemia sea manejable hospitalariamente.

Conforme los estados transiten a semáforo verde, podrán, gradualmente, iniciar clases presenciales siguiendo los protocolos de las autoridades correspondientes, informó el titular de la SEP.

 

Notas Relacionadas

Publicidad

Toluca

Síguenos

INSTAGRAM

YOUTUBE

A %d blogueros les gusta esto: