miércoles, diciembre 2, 2020
Gobiernos y concesionarios fustigan a Kenia

La activista es el ejemplo de cómo se castiga a una mujer que se atreve a protestar: Lara Duque.

La coordinadora del Colectivo Zapata Vive, Kenia Inés Hernández Montalván, está detenida porque su activismo en pro de los débiles molesta, porque su defensa de la gente ante acciones injustas de autoridades y de quienes tienen el poder incomoda. Quieren que ella sea el símbolo de cómo se persigue y cómo se castiga a una defensora de los derechos humanos.

Antonio Lara Duque, integrante del Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero (CDHZL), y abogado defensor de Kenia, indígena amuzga (grupo que actualmente radica en los estados de Oaxaca y Guerrero), denunció en conferencia de prensa que hay “una campaña de los concesionarios de autopistas, a nivel nacional, para centrar en Kenia todo el castigo posible”.

Esto, dijo, por su método de protestar con la liberación de casetas en todas las autopistas del país, por lo que tratan de colocarla como “la mujer que va a sufrir un castigo ejemplar por atreverse a protestar”. Además, señaló Lara Duque, hay un sesgo machista y patriarcal de las autoridades porque también la castigan por el simple hecho de ser mujer.

“Porque es menos permitido que una mujer esté al frente, sea más visible a la hora de organizarse, porque en la sociedad en la que vivimos no es el papel que las mujeres deben de jugar, y cuando juegan ese papel las autoridades se ven verdaderamente increpados en su situación de poder”.

Destacó que no es poca cosa que contra Hernández Montalván se tengan seis carpetas de investigación: cuatro federales y dos del fuero común, cuando las seis se derivan de la fabricación de delitos.

Antonio Lara, dijo que además de seguir con su defensa legal, se llevan a cabo actos de protesta ante la Fiscalía General de la República (FGR) y en la caseta de Tlalpan, en el sur de la Ciudad de México e informó que se inició un expediente de medidas cautelares, a efecto de poder pronunciarse en los siguientes días, dependiendo de la situación jurídica de Kenia.

La defensora de derechos humanos, que también ha alzado la voz para exigir justicia por las víctimas de feminicidio y por los injustamente presos, es acusada por su presunta participación en el delito de robo con violencia ocurrido en febrero pasado, entre otros ilícitos.

De acuerdo con autoridades judiciales del estado de México, la activista y otras personas despojaron del dinero correspondiente al cobro de peaje a dos empleados, cuando tomaron la caseta de la autopista Toluca-Zitácuaro, a la altura de la comunidad de San Pedro la Hortaliza, municipio de Almoloya de Juárez.

Kenia Hernández ha sido detenida tres veces: la primera vez, acusada por el delito de robo con violencia tras una protesta en la caseta de Las Américas, en Ecatepec, el 6 de junio. En esa ocasión fue trasladada al penal de Chiconautla, pero salió libre cinco días después.

La segunda aprehensión ocurrió el pasado 18 de octubre en la caseta de Amozoc, Puebla. Este domingo, 25 de octubre, salió libre bajo medidas cautelares, del penal de Santiaguito, en el estado de México, pero de inmediato volvió a ser detenida, acusada del delito de ataque a las vías de comunicación.

Por estos hechos fue trasladada al penal de Acapulco Guerrero, ya que quien giró la orden de aprehensión fue el juez especializado en el Sistema Penal Acusatorio, José Miguel López Rodríguez con sede en ese centro penitenciario y actualmente se encuentra recluida en el penal federal de Cuautla, Morelos.

Notas Relacionadas

Publicidad

2do Informe de Gobierno Toluca

Síguenos

INSTAGRAM

YOUTUBE

A %d blogueros les gusta esto: