La universitaria perdió la pierna derecha al ser atropellada por un autobús en el centro de Toluca.

Han pasado cuatro años desde que Diana Segura perdió la pierna derecha, luego de que una unidad de la empresa Autotransportes Urbanos y Suburbanos Tollocan SA de CV, la atropellará en el cruce de las avenidas Gómez Farías y Benito Juárez, y hasta el momento no se le ha otorgado la indemnización que logró en los juzgados de Toluca.

Miguel Segura, padre de Diana, narra el viacrucis por el que han tenido que pasar, luego del accidente de su hija, en ese entonces estudiante de diseño gráfico en la Facultad de Arquitectura de la Universidad Autónoma del estado de México (UAEMex), en los diferentes procesos legales que tuvieron en contra de la empresa de transporte a la que jamás le fue retirada la concesión.

“Procedimos por dos vías, primero por la penal que se resolvió relativamente rápida ya que el juez decidió que se trató de un accidente culposo y el chofer pagó su fianza y no fue privado de la libertad. La concesión tampoco fue afectada”.

No obstante, en lo que más se han demorado el proceso es en la indemnización, “fue un indemnización ridícula, hay un tarifario de acuerdo al miembro que sea amputado que los abogados llaman la tabla del carnicero y que no asciende ni a cien mil pesos por miembro”.

En materia civil, “solicitamos que se indemnice a Diana por una cantidad sustancial para que pueda hacer un proyecto y estabilizar su vida. No se ha podido notificarlos porque no hay domicilio fijo lo que retrasa la indemnización. El abogado ya acudió a la Secretaría de Movilidad y notificaron en el domicilio real, pero evaden su responsabilidad. La justicia pronta y expedita sigue siendo solo un dicho. Ojalá que un día la podamos ver”.

En cuanto a la salud de Diana, Don Miguel Segura dice que es estable pero con limitantes, porque los espacios son muy pocos para los discapacitados y su prótesis no es la mejor. “Su estado anímico es mejor pero es difícil asimilarlo y se dedica a sus proyectos, terminó sus estudios y hace cosas por su cuenta”.

Hay que recordar que el 15 de junio de 2015 el caso de Diana causó revuelo entre la comunidad estudiantil que exigió a la Secretaría de Movilidad asumir su responsabilidad y poner orden en el servicio de transporte público, que constantemente está involucrado en accidentes.

Incluso se convocó a una marcha para manifestar su indignación con el tipo de transporte público en el valle de Toluca, pero a cuatro años del accidente, tal parece que el tema yace en el olvido.

Notas Relacionadas

Social

YOUTUBE

PUBLICIDAD