Empresario o Jefe de Área del sector público, sus malas decisiones en materia de Recursos Humanos pueden generarle sus propias amenazas traducidas en traidores.

Por Claudio Jaime M.

Hoy en día tanto en el ámbito de la administración pública como en el empresarial, los análisis realizados en el rubro del liderazgo se fundamentan en la capacidad de dirección de quien encabeza un equipo o grupo de trabajo, demuestran que la imposición jerárquica por encima del potencial para guiar y estimular a los recursos humanos infunde temor a las medidas disciplinarias o administrativas en contra de quienes cometan imprecisiones y por tanto el respectivo recelo por su aplicación.

La aplicación de medidas disciplinarias, por encima de la capacidad para guiar y estimular a los recursos humanos genera:

  • Resentimiento hacia quien encabeza el grupo y la institución.
  • Incremento de resultados y calidad “temporal” en la elaboración de los productos motivo de su organismo o empresa.

Sin embargo, este método, limita la creatividad de los integrantes del equipo de trabajo y genera un desgaste exponencial, provocando la fragilidad de su salud, tanto la física como mental, así como los consecuentes problemas de índole familiar.

En la era de la información no conviene mantener un liderazgo autoritario basado en la represión, considerando que estamos en pleno siglo XXI y un colaborador inconforme compenetrado de la información de carácter reservado pone en riesgo la seguridad, el desempeño e imagen de las instituciones gubernamentales o empresas.

Si usted como responsable de un área administrativa o empresarial usa con frecuencia las frases que a continuación enlistaré, usted carece de liderazgo y conocimiento respecto a la correcta administración de recursos humanos y peor aún, es muy probable que dentro del personal bajo su responsabilidad exista quien o quienes ya lo hayan notado y usted solo haya exhibido su ineptitud para el puesto que le confiaron.

  • No se te paga por pensar, ponte a trabajar y solo haz lo que se te ordena.
  • El que manda soy yo y no necesito que ustedes me digan que hacer.
  • Las cosas siempre se han hecho así.
  • En otro lado trabajan más que ustedes, si por mi fuera…
  • ¿No pueden hacer nada bien?
  • El proyecto (o empresa) no es tuyo es mío.
  • A la otra, los corro.
  • No es mi problema.
  • Tus problemas no los traigas al trabajo

El liderazgo administrativo actual se basa en el liderazgo cooperativo

Este pensamiento se transforma paulatinamente en regla de oro para los mejores líderes ya que no solo dirigen a su grupo de trabajo hacia una meta sino también consideran y se preocupan realmente por sus integrantes.

A continuación, enumerare los aspectos que amenazan el rendimiento y productividad de los integrantes del equipo de trabajo, así como la imagen de la institución o empresa.

Trabajo extenuante

El error más común y frecuente en la administración de equipos de trabajo es “la explotación”, aumentando los ritmos de trabajo o exigencias en forma infundadamente justificada como “necesaria”, basada en estimaciones de origen visceral o animado por el mero deseo de castigo.

Esto sucede inclusive cuando las cargas de trabajo disminuyen, impidiendo que durante estos periodos se permita la relajación o la consulta de contenidos relacionados con el tema de desempeño, con el objeto de aumentar la creatividad de los integrantes en forma autodidacta.

Los integrantes de los equipos de trabajo saben que deben de trabajar y hacerlo bien, por eso fueron contratados y firmaron comprometiéndose a ello.

Una forma de que el rendimiento se multiplique es haciendo uso del tiempo libre o de baja carga de trabajo en actividades recreativas, tanto intelectuales como físicas, de lo contrario esto provocara que los integrantes del equipo de trabajo caigan en aburrimiento desperdiciando tiempo con la expectativa de “solo cumplir”.

Una adecuada administración de la carga de trabajo permitirá que los empleados de diversos niveles se distraigan y no se aburran, obteniéndose por ende la multiplicación del rendimiento, una persona promedio no puede trabajar ocho horas sin parar como pudiera pretenderse, ni siquiera tres horas seguidas, es necesario refrescar la mente para obtener mejores ideas y claridad sobre el tema a desarrollar, de lo contrario el desplome del rendimiento que tarde o temprano se presentara bajo este régimen.

Por esa causa podrían suceder solicitudes de movimiento de situación que los mismos integrantes promoverán por desgaste, entendiéndose por cambio de situación, solicitar ser reasignados a otra área diferente en búsqueda de un mejor líder, esto generara falta de personal, aumento de carga de los que queden o bien que la falta de aptitud para dirigir del inadecuado encargado se evidencie por el abandono de los integrantes de su equipo.

Espacios y material de trabajo inadecuado

Existen diversas variables para que el trabajo realizado por su equipo sea eficiente y seguro. Dentro del ámbito de la seguridad podremos destacar la laboral, la cual no se encuentra al criterio del empleador o del jefe de área en el caso del ámbito gubernamental ya que existe para ello la normatividad en la materia, ignorarla o menospreciarla equivale a su violación, lo anterior traerá para los respectivos responsables las sanciones correspondientes y al referirnos a responsables quiero decir a todos los que por omisión o dolo dejaron de ejercer la responsabilidad que les correspondía.

Otro aspecto significativo del concepto seguridad es representado por los procedimientos, protocolos, medidas y controles que cada responsable de área de trabajo acate o bien de acuerdo con la situación particular de su labor, implemente o innove.

Este último aspecto, la implementación e innovación, es total responsabilidad de quienes cuentan con la responsabilidad de administrar recursos humanos, ya que pudieran existir procedimientos y protocolos de seguridad en diversos aspectos como:

  • Gestión de trámites
  • Manejo de documentación reservada
  • Control de acceso a áreas restringidas
  • Protocolos de privilegios en redes informáticas
  • Controles de confianza

entre otros, sin embargo, la modernización de la tecnología disponible para realizar sus labores, los cambios de sede, remodelaciones, supresión de áreas, creación de otras nuevas y restructuraciones administrativas, pueden crear los vacíos para vulnerar la seguridad establecida por los protocolos vigentes.

La responsabilidad a la que nos referimos en el párrafo anterior atribuida a quienes administran recursos humanos, es la de detectar y gestionar la solución de esas brechas creadas por los inevitables cambios que suceden a través del tiempo en las empresas u organismos gubernamentales.

Ya que el riesgo que representan puede tener diversos resultados, desde la filtración de información reservada, pasando por el tráfico de influencias, mercado negro de activos o la infiltración de individuos con intenciones de causar daños de diversos alcances, los cuales podrían dañar gravemente a su empresa u área gubernamental comprometiendo inclusive su viabilidad de existencia.

Lo anterior sucede casi por gravedad, si se crean vacíos y las condiciones necesarias para violar la seguridad, habrá quienes los aprovechen para beneficiarse ilícitamente.

Impedir la participación del equipo

Un líder no es sordo, si los líderes fueran sordos vivirían en burbujas de plástico aislados del mundo y aunque los líderes de equipo de trabajo no sean sordos muchos actúan como tales, mermando sus posibilidades de éxito y permanencia como líder.

Escuchar las propuestas de los integrantes del equipo, podría traer como beneficio el descubrimiento de métodos que mejoren la calidad y tiempo de elaboración de los productos motivo del equipo de trabajo, es un hecho que el líder del equipo no cuenta con todas las respuestas para cualquier problemática, el liderazgo participativo, proporcionará las soluciones necesarias en el momento preciso, los procedimientos represivos tendrán como resultado el silencio y la disposición para “hacer solo lo que se ordene”.

La motivación para el trabajo, y en especial el administrativo, requiere de líderes con habilidades resultado de su experiencia, buen criterio y ética profesional, la improvisación de métodos ortodoxos, regularmente tienen como consecuencia el desprecio de su figura, ya que quedará de manifiesto su incapacidad para el ejercicio del puesto al que fue asignado.

Es fundamental definir desde el plano mental que todo el personal integrante de una empresa o dependencia gubernamental, todos sin distinción, son igual de valiosos e importantes en el desempeño de sus respectivas funciones y que no existe comparación entre ellos. Luego entonces, los reproches hacia la situación laboral de unos u otros se encuentran tanto fuera de lugar como injustificados.

La eficiencia y seguridad de áreas administrativas, depende en gran medida del adecuado liderazgo ejercido por quienes en sus diversas áreas de competencia tienen entre otras responsabilidades la administración de recursos humanos.

Históricamente se han documentado casos de individuos que formaban parte de organizaciones con altas responsabilidades gubernamentales y que como consecuencia de un inadecuado e ineficiente sistema de administración de recursos humanos pasaron al postre como los traidores que provocaron significativos daños a sus estructuras, por ejemplo:

  • Robert Philip Hanssen (nació el 18 de abril de 1944) exagente estadounidense del FBI que espió para la Unión Soviética (y posteriormente para la Rusia poscomunista) durante más de 20 años, actualmente condenado a cadena perpetua en una prisión de máxima seguridad en Colorado, USA.
  • Aldrich Hazen Ames (nació el 26 de mayo de 1941) exoficial y analista de contrainteligencia de la Agencia Central de Inteligencia estadounidense, entre 1985 y 1991 espió a favor de la Unión Soviética, detenido y juzgado en 1994, actualmente condenado a cadena perpetua en una prisión de máxima seguridad en Pensilvania, USA.
  • Edward Joseph Snowden (Elizabeth City, Carolina del Norte, nació el 21 de junio de 1983), consultor tecnológico estadounidense, informante, antiguo empleado de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), en junio del 2013, hizo públicos, a través de los periódicos The Guardian y The Washington Post, documentos clasificados como alto secreto sobre varios programas de la Agencia de Seguridad Nacional del gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica (NSA) por sus siglas en inglés, actualmente radica en la Federación Rusa donde recibió asilo.

Estos tres casos en particular se relacionan al ambiente gubernamental, sin embargo, las causas por las cuales decidieron traicionar son diversas, pero todas ellas fueron realizables debido a una inadecuada administración de recursos humanos.

El liderazgo equivocado, genera en cualquier nivel, la gestación de los traidores que provocan amenazas y trastornos internos de diferentes alcances, ningún empleado, ninguno, está fuera de esta posibilidad, cualquiera, el de menor perfil, el más dócil y sumiso, bajo el trato inadecuado y con la ausencia de los controles adecuados, será quien revele que su jefe se equivocó.

PUBLICIDAD

Social

YOUTUBE