domingo, septiembre 26, 2021
Llega Andrea Ramírez a la máxima justa olímpica

Andrea Ramírez está a punto de cumplir el sueño que todos los deportistas se plantean a lo largo de su carrera: participar en Juegos Olímpicos.

La maratonista mexiquense Andrea Soraya Ramírez Limón está a punto de cumplir el más grande sueño, el que todos los deportistas se plantean a lo largo de su carrera: presentarse en unos Juegos Olímpicos; lo hará de la mano de su entrenador, Jonnatan Morales Serrano, quien la acompaña en esta aventura llamada Tokio 2020.

“No me gusta pensar en lo que puede pasar, porque nunca pasa lo que visualizó, mis emociones son diferentes a lo que me imagino. Sé que estoy con las mejores del mundo, que ese lugar yo me lo he ganado con tanto trabajo y que si estoy con las mejores del mundo es porque yo también soy parte de este grupo”, detalló la corredora, cuyo objetivo es hacer la carrera de su vida y con la confianza de haber hecho todo lo planeado para llegar al evento más importante del ciclo.

Andy Limón, como la conocen dentro del atletismo, aseguró que ella disfruta de todo el proceso de una competencia. Desde que arriba a la sede es una experiencia que le gusta sentir, el cansancio que eso significa y de tener que recuperarse en poco tiempo, hasta la etapa posterior a su competencia, en la que gusta comer dulces y chocolates.

Acerca de lo que significa recorrer los 42 kilómetros 195 metros, que es la distancia del maratón, Ramírez Limón detalló que ella divide el recorrido en kilómetros como parte de su estrategia; primero disfruta del paisaje, piensa en la música que le gusta, en los recorridos que hace con sus amigos y su equipo de trabajo, en las rutinas que realiza durante el entrenamiento, en los lugares donde practica.

Después se concentra en los ritmos y, cuando llega el momento de crisis se dice, ‘tienes que darle, para eso estás aquí, un kilómetro a la vez’. Acepta el dolor con la confianza de que todo lo sufrido en la pista, kilómetro a kilómetro lo superará, se sentirá mejor conforme avanza y al culminar su lucha interna todo pasará.

Para cuando pasa el kilómetro 40, es cuando sabe que está a punto de cumplir la meta, al escuchar el bullicio de la gente, entre los que espera reconocer a su entrenador, quien es una gran motivación en la última parte de la competencia.

Acerca de cómo llegó a este punto de su carrera deportiva, la corredora mexiquense indicó que hasta antes de cumplir 19 años no estuvo involucrada en alguna actividad física, aunque le gustaba la gimnasia y el ballet; nunca tomó clases y, aún más, no destacaba en los juegos con sus primos.

Notas Relacionadas

Síguenos

INSTAGRAM

YOUTUBE

A %d blogueros les gusta esto: