Si bien es cierto que la vida es el resultado de las decisiones que toma, la medida más segura para que esas decisiones le favorezcan en el corto y largo plazo es que las tome a partir de información cierta, ni rumores, ni mentiras.

POR CLAUDIO JAIME M.

En lo que a finanzas personales se refiere, existen tres pilares para que se mantengan equilibradas y sólidas a lo largo de su vida laboral, el Ahorro, la Inversión y la preparación para la jubilación.

En cada uno de ellos encontrará conceptos complementarios que le ayudarán a tener finanzas sanas, inclusive hasta que no le sea posible trabajar por tener un padecimiento que se lo impida o una edad avanzada, recuerde que, en esa etapa de la vida, también necesitará dinero y si en el camino invierte correctamente y genera ahorro, podrá llegar ahí con menos preocupaciones.

Desde el inicio de sus actividades profesionales, cuando ya es “económicamente activo”, cuando ya recibe un salario o participa en una actividad comercial que le retribuye un pago, usted puede o debe, ir construyendo estos pilares, el del ahorro, la inversión y el de su jubilación, cada uno de ellos con planes reales y acordes a sus metas en la vida.

Sin embargo, estos planes llenos de buenas intenciones pueden complicarse si no toma buenas decisiones, esas “malas decisiones” que en ocasiones son necesarias para enseñarle que el camino no es tan fácil como a veces se ve, pueden en ocasiones salirle muy caras.

Entre las más comunes están:

NO AHORRAR

El Ahorro es una manera de mantener sus finanzas personales sanas y contar con un respaldo sólido para enfrentar imprevistos sin necesidad de endeudarse o sacrificar algún bien.

Otro aspecto por lo que el ahorro debe ser considerado una prioridad, se debe a la oportunidad de emprender proyectos que por supuesto, deberán generar mayores ganancias. Para contar con una metodología para ahorrar la Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) recomienda:

  1. Hacer un presupuesto mensual, así sabrá con exactitud cuánto gana, cuánto puede gastar y por supuesto cuánto puede y debe ahorrar.
  2. Aprender a distinguir entre necesidades y deseos, esto para evitar compras innecesarias.
  3. Establecer metas de ahorro, puede ser útil establecerlas en corto, mediano y largo plazo.
  4. Antes de confiar sus ahorros a alguna institución, deberá verificar ante la Condusef que dicha institución se encuentre autorizada y regulada (en el pasado en México ha sucedido que grupos de personas han sido defraudadas y han perdido sus ahorros por confiar en empresarios e instituciones irregulares).
  5. Investigar qué institución bancaria ofrece la mayor tasa de interés, mejor servicio y cobra menores comisiones.
  6. Asegurarse de llevar un orden escrupuloso y seguridad de los documentos que amparen sus cuentas de ahorro.
  7. Y por último designar beneficiarios de sus cuentas de ahorro, esto para evitar largos juicios, conflictos familiares y perjuicios a sus familiares o seres queridos en caso de que usted llegara a faltar.

Invertir en negocios que no conoce a fondo

Como bien lo cita el empresario estadounidense Warren Edward Buffett  “Nunca invierta en negocios que usted no pueda entender”. Esta frase es válida para cualquier otro tipo de inversión (inmuebles, transporte, abarrotes, etc.). Es fundamental conocer aquello en lo que se invierte.

Mucha gente se ve atraída por las inversiones solamente cuando oye decir que hay algo muy rentable, pero esa forma de actuar a la larga da malos resultados.

Para invertir en algo no es suficiente con oír que es muy rentable. El inversor debe tener su propio juicio sobre ese algo para decidir si esa inversión va a ser rentable en el futuro, ha sido rentable en el pasado pero es poco probable que lo siga siendo en el futuro, etc.

Cuando no conoce un tipo de inversión determinada debe darse cuenta de que hay mucha gente que sí lo conoce y estaría en seria desventaja frente a ellos. Obtener altas rentabilidades no suele ser tan fácil como meter algo de dinero y esperar los beneficios.

La enseñanza más importante de esta frase es que a la larga, la prudencia da mucho mejores resultados que la inversión no planificada, porque la prudencia le hará perder algunas buenas inversiones pero le hará evitar grandes pérdidas, que son las que dañan de forma seria el patrimonio de un inversor.

Comprar una propiedad ya sea casa o departamento que no puede pagar 

Antes de Comprar una casa recomendamos definir el presupuesto con que cuenta para ello o el monto del crédito que usaremos, determinar el costo de la vivienda que desea dependerá de si usted dispone del capital inicial, de la capacidad de endeudamiento de usted y de su pareja si ese es el caso.

Desconocer su capacidad de endeudamiento

Hay que considerar qué porcentaje de los ingresos puede destinar al pago de las cuotas del préstamo hipotecario para no endeudarse por encima de sus posibilidades. Analice cuál es el total por el que se puede endeudar para realizar puntualmente sus pagos.

Considere los gastos de mantenimiento de la vivienda y los corrientes, tales como agua, energía eléctrica, gas, estos son normalmente mensuales pero su monto varía de acuerdo con el estado de la república donde se encuentre la vivienda.

Mantenimiento anual, tal como el de la revisión del sistema de drenaje, eléctrico y pintura exterior e interior, el impermeabilizado por seguridad debe revisarse también anualmente, su tiempo de vida útil varía entre 5 y 12 años, prevenir con tiempo disminuye el impacto a su bolsillo.

Pagos de Impuesto predial (este se determina por el lugar donde se ubica la vivienda) En el caso de casas ubicadas en áreas residenciales privadas o departamentos, también se paga mantenimiento mensual.

Comprar autos con precios y mantenimiento por encima de lo que gana

Primero deberá preguntarse si usted necesita un auto. No hay una regla única. Tenerlo implica ventajas y comodidades muy conocidas y no tenerlo a veces es un alivio, existen cinco reglas que recomiendan los expertos para valorar mejor la respuesta:

¿Puede destinar al menos el 10% de su ingreso para mantenimiento?

¿Lo usa menos de mil kilómetros al mes?

¿Dónde vive y donde trabaja, existe un lugar seguro para estacionarlo?

¿Ha calculado alguna vez íntegramente lo que cuesta en realidad un automóvil? Nunca está de más hacer un pequeño balance de números y luego tomar las decisiones que mejores beneficios le aporten.

¿Qué debe saber forzosamente de un vehículo? Si no lo ha comprado, tome nota antes de continuar con su plan. Si ya lo tiene y no conoce estos datos de su auto, será mejor que los consulte podría estas pagando de más por tener un carro que no se ajusta a su presupuesto.

  • Rendimiento: Cuántos kilómetros recorre (de verdad) por cada litro de combustible consumido (factor de consumo).
  • Periodicidad y costo del mantenimiento (para mantener su valor de reventa, en agencias).
  • Costo del seguro anual.
  • Impuestos de tenencia, refrendos o verificaciones ambientales y cada cuando se aplican los cobros.

No pagar sus deudas

Los expertos destacan que primero se tiene que dar el principal paso, que puede ser el más difícil, que es el de aceptar que se tiene deudas y que hay que liquidarlas de la mejor manera posible.

En el peor de los casos los deudores recurren a personas que están fuera del sistema financiero para tomar un crédito para pagar otro, con altas tasas de interés y sin la supervisión de las autoridades financieras y con el riesgo de no terminar de pagar y ser embargado.

Llevar una vida más allá de lo que gana

Este error se identifica cuando usted hace uso de la tarjeta de crédito para cubrir gastos cotidianos como el pago de la renta, la luz o la despensa, va a restaurantes y de vacaciones pagando con la tarjeta de crédito y al día del corte no puede cubrir el total del saldo, lo que le genera intereses que se suman a la deuda acumulada de la tarjeta de crédito.

Este estilo de vida normalmente genera “bolas de nieve” que van creciendo conforme más aumenta su deuda, si no se aplican soluciones oportunas para dejar de endeudarse, empezar a pagar y cambiar el modo de vida, esas “bolas de nieve” terminan en avalanchas que se llevan bienes embargados como autos, casas o peor aún, la libertad del endeudado.

Y recuerde no gaste más de lo que gana

Notas Relacionadas

Social

YOUTUBE

PUBLICIDAD