martes, mayo 24, 2022
Medidas para reducir el consumo mundial de petróleo

La crisis energética emergente provocada por la invasión rusa a Ucrania exigirá acciones tanto anticipadas como efectivas de los gobiernos y consumidores para reducir la demanda de petróleo y sus derivados en el corto plazo.

Por Claudio Jaime Batlle

Los precios de productos como el gas, el petróleo y sus derivados no dependen de la voluntad de ninguna persona. Sus fluctuaciones en los mercados internacionales dependen de la oferta y la demanda, así como de eventos extraordinarios como guerras, pandemias o desastres naturales.

Por ello y para mantener el equilibrio entre la oferta y demanda locales y sus derivaciones económicas en sus niveles de inflación, los gobiernos regulan impuestos, así como estímulos fiscales que hoy en México alcanzan el 100% en combustibles tales como la gasolina Magna.

Situación que sucede como medida emergente para evitar alzas inflacionarias pero que en contraparte representa la ausencia de recaudación fiscal por un lado y el uso de recursos públicos por otro, contexto que en el mediano plazo representa un riesgo a la estabilidad económica o, dicho de otra forma, la posible antesala a una crisis económica.

La desestabilización económica regional en efecto dominó, no es un escenario deseable para nadie, ni para los países desarrollados y menos para los que se encuentran en vías de desarrollo, por lo que la Agencia Internacional de Energía, advierte la urgencia de reducir el consumo de petróleo con el objetivo de disminuir el riesgo de una gran escasez de suministro.

Las medidas recomendades por la AIE son planteadas como esfuerzos que reducirían el impacto de los precios que afectan a los consumidores de todo el mundo, disminuyendo el daño económico, ayudando a mover la demanda de petróleo hacia un camino más sostenible.

La organización internacional sostiene que, si se llevan a cabo por completo en las economías avanzadas, las medidas recomendadas por el nuevo Plan de 10 puntos para reducir el uso de petróleo de la AIE reducirían la demanda de petróleo en 2.7 millones de barriles por día en cuatro meses. 

El nuevo informe también incluye recomendaciones para las decisiones que deben tomar ahora los gobiernos y los ciudadanos para hacer la transición de las acciones de emergencia a corto plazo incluidas en el Plan de 10 puntos a medidas sostenidas que pondrían la demanda de petróleo de los países en un declive estructural consistente con un camino hacia cero emisiones netas para 2050.

Dado que la mayor parte de la demanda de petróleo proviene del transporte, el Plan de 10 puntos de la AIE se centra en cómo usar menos petróleo para transportar personas y bienes, basándose en medidas concretas que ya se han puesto en práctica con resultados favorables en varias ciudades.

Las acciones a corto plazo que proponen reducir la cantidad de combustible que consumen los automóviles son, entre otros: límites de velocidad más bajos, trabajar desde casa, límites ocasionales en el acceso de los automóviles a los centros de las ciudades, transporte público más barato, más viajes terrestres en vehículos compartidos, así como la implementación y mayor uso de trenes eléctricos de alta velocidad y reuniones virtuales en lugar de viajes aéreos.

En general la propuesta de la AIE se dirige a reducir gradual pero contundentemente la dependencia de los combustibles fósiles con el objetivo de que cada país obtenga mayor soberanía energética y los daños al medio ambiente se reduzcan significativamente.

Las economías avanzadas representan casi la mitad de la demanda mundial de petróleo. Muchos de ellos, incluidos los mayores consumidores de energía, están obligados como miembros de la AIE a tener listos planes de restricción de la demanda de petróleo como parte de sus medidas de respuesta a emergencias.

La mayoría de las acciones propuestas en el Plan de los 10 Puntos requerirían cambios en el comportamiento de los consumidores, apoyados por medidas gubernamentales. Cómo y si se implementan estas acciones está sujeto a las circunstancias propias de cada país, en términos de sus mercados energéticos, infraestructura de transporte, dinámica social y política entre otros aspectos.

Y no lo olvide no compre lo que no necesita y no gaste más de lo que gana.

Notas Relacionadas

A %d blogueros les gusta esto: