La representante de RSF en México, Balbina Flores, habla sobre el informe “Acoso en línea a periodistas: cuando los trolls arremeten contra la prensa”.

Por Irma Gallo

En julio de 2018, poco después de las elecciones presidenciales en México, Reporteros sin Fronteras (RSF) publicó el informe “Acoso en línea a periodistas: cuando los trolls arremeten contra la prensa”. Según el documento, durante seis meses la organización documentó decenas de casos en 32 países a través de sus doce oficinas y secciones, así como de su red de corresponsales, para elaborar una tipología de los ataques en línea contra periodistas.

En entrevista para Notimex, Balbina Flores, representante de la organización en México, afirmó que “estos ataques pueden venir de individuos, personas en lo individual, o bien de mercenarios a sueldo que han creado cuentas falsas para atacar a periodistas.

“Dentro del informe se señalan también otros grupos políticos, sobre todo esto ocurre cuando hay campañas electorales, que hay mucha atención sobre ciertos personajes y eso hace también que se incrementen en esos periodos los ataques hacia políticos, o de políticos a periodistas”.

Flores dijo que en el informe “se detallan, de manera amplia, varios ataques que se han hecho a periodistas de manera directa, generando informaciones falsas en su contra, pero también haciendo ataques directos, amenazándolos de agredir a su familia, y esto es algo que hemos vivido muy de cerca en México”.

Ataques a mujeres es más agresivo

Según el informe, los mayores blancos son los periodistas de investigación y las mujeres periodistas, pero contra ellas, el acoso toma un cariz especial:

“Hay varios testimonios que se pueden ver ahí, pero uno de los datos que se destaca en el informe es que el ataque más violento, con expresiones agresivas, se da más hacia las mujeres periodistas, que van desde frases tan violentas como decirles “perra”, frases de ese tipo, denigrantes y agresivas, hasta decir que van a violar a sus hijas”, afirmó la también periodista.

Balbina Flores habló de las consecuencias que tienen estos ataques virtuales en la estabilidad emocional y la autoestima de los periodistas:

“Los ataques constantes a un periodista, sea hombre o mujer, en redes sociales, indudablemente que tienen un impacto psicológico, pero también tienen un impacto personal, en el ejercicio de su trabajo, porque van encaminados a inhibir y a autocensurar a estos periodistas”.

Asimismo, afirmó que debe haber una responsabilidad por parte de las empresas que venden estas cuentas de trolls “se deben denunciar estos hechos, se deben investigar. Hay antecedentes en países como Francia, en donde periodistas han presentado denuncias e incluso se ha llegado a condenar a los autores de estos ataques cibernéticos”, y recordó que “hay una gran responsabilidad de las autoridades, que deben investigar estos ataques”.

(Notimex)

Notas Relacionadas

Social

YOUTUBE

PUBLICIDAD