viernes, mayo 20, 2022
Necesario blindar terrenos del Lago de Texcoco

Personas allegadas al PRI quieren evitar el decreto por el que se pretende declarar área natural protegida la zona donde se construiría el aeropuerto que impulsaba Peña Nieto: FPDT

De consolidarse el objetivo de declarar como “área natural protegida” a los terrenos ejidales del municipio de Atenco donde la administración de Enrique Peña Nieto, ex presidente de México, inició la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) que posteriormente canceló su sucesor Andrés Manuel López Obrador y pronunció a favor de proteger el polígono, se estaría blindando a la región de futuros intentos de retomar dicho proyecto aeroportuario, opinó Trinidad Ramírez Del Valle, miembro del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra de San Salvador Atenco.

La esposa de Ignacio Del Valle, uno de los principales luchadores sociales de la región, precisó que en la zona de Atenco se han registrado situaciones muy graves, ya que hace un mes, durante la asamblea de ejidatarios, Alejandro López “El Oaxaco” y Andrés Ruíz Méndez, irrumpieron con violencia en la asamblea y con machete, hacha, puntas en mano golpearon a varios de los asistentes, con el objetivo de intimidarlos para entorpecer el proyecto del área natural protegida.

Lo anterior, sostuvo, porque muy probablemente tienen intereses económicos muy fuertes con personas que en su momento, a través de terceros, compraron tierras con el fin de crear proyectos de infraestructura, algo que muy probablemente quedará prohibido en la zona al declararse área protegida.

A principios de la presente semana el presidente López Obrador, durante la conferencia matutina, precisó sobre el tema:

“Va a ser una nueva área natural protegida. No tengo el dato, pero deben de ser más de 10 mil hectáreas y se ha llegado a un acuerdo, si no definitivo, sí inicial con los grupos de campesinos y con los del movimiento de Atenco. Y ya llevamos pues bastante tiempo trabajando, dialogando, conciliando, no ha sido así, fácil, pero se ha avanzado bastante. Y ahora, en efecto, lo que viene es una consulta. A mí me gustaría que toda la gente de Atenco y de todos los pueblos nos den su confianza, porque se recupera la tierra, primero, para la naturaleza, para los lagos, para las aves y, segundo, para la gente, porque esa superficie va a ser manejada por campesinos de la región”, dijo.

Añadió que “lo que no se va a permitir es llevar a cabo construcciones, nada de negocios inmobiliarios. Área natural protegida es sólo agricultura y los lagos para aves, y sí un centro recreativo y muchas canchas para todos los deportes, lugares para la convivencia, para que la gente pueda ir los domingos. Ya ven que hay veces que si se tienen estos espacios públicos se puede ir ahí a celebrar un cumpleaños o una fiesta familiar, y va a ser público, y se están haciendo las instalaciones con ese propósito y todo también de buen gusto, porque los arquitectos que están son de lo mejor”.

El presidente concluyó diciendo “no hemos querido hablar mucho porque nuestros adversarios buscan la forma de obstaculizarnos en todo, pero sí se va avanzando”.

Trinidad Ramírez Del Valle precisó que entre las personas golpeadas está el Comisariado Ejidal, así como César Del Valle, este último se encontraba a las afueras del inmueble donde se desarrollaba la asamblea informativa relacionada con el tema de declarar “área natural protegida” a la zona donde se estaba construyendo el NAIM.

“No le deseo nada a nadie, pero es increíble que (El Oaxaco) este utilizando a sus hijos, a sus sobrinos y a sus más allegados, para que ese sea su grupo de choque”, dijo Trinidad Ramírez.

Tras realizar un recuento de como a cientos de familias de Atenco que en el sexenio de Vicente Fox, ex presidente de México, se opusieron al proyecto aeroportuario y el gobierno federal y estatal de ese entonces, en represalia, terminó con la vida de algunos y a otros los encarceló injustamente como a su esposo Ignacio Del Valle, quien fue sentenciado a 112 años de prisión y pasó 4 años de su vida en el penal de máxima seguridad del Altiplano, la señora Trinidad Ramírez, aseguró que nunca dejará de luchar por lo que ella, y cientos de vecinos, consideran como algo fundamental para el hombre: sus tierras de cultivo.

A 20 años de ese trágico momento para cientos de familias de Atenco, Trinidad Del Valle, precisó durante la entrevista que su familia y vecinos no han claudicado en sus ideales que consisten en defender la tierra.

Visión que para su fortuna comparte el presidente López Obrador, al sostener a principios de la presente semana que en la zona donde se proyectaba el NAIM no se edificará ningún centro comercial, zona habitacional y/ proyecto de urbanización.

Recordó que la lucha que hace dos décadas emprendió, le costó la vida a Javier Cortes y Alexis Benhumea, así como una persecución “encarnizada” a su hija América Del Valle, y otras personas que tuvieron que dejar sus hogares durante cuatro años.

Es de destacar que tras la sentencia de 112 años de prisión dictada a Ignacio Del Valle y 63 años a algunos de sus vecinos y compañeros de lucha, América Del Valle, su hija, tuvo que esconderse para evitar que las ordenes de aprehensión que pesaban en su contra fueran ejecutadas y con ello, correr la misma suerte que su padre, quien cuatro años después, tras un largo proceso jurídico, fue dejado en libertad.

“Mi esposa se encuentra bien”, informó la señora Trinidad durante la charla tras precisar que su cuerpo puede envejecer, pero su postura en defensa de la tierra y del territorio “no ha cambiado”.

En este tenor consideró que al catalogarse como área natural protegida al polígono de la región se estaría garantizando, insistió, que ni el PRI, ni el PAN retomen el proyecto en el futuro, como ya lo han manifestado en diferentes foros.

“La ambición de los empresarios no cesa, a demás que tiene sus serviles, son los que hoy se están oponiéndose al área natural protegida”, dijo.

Detalló que los mismos vecinos que en 2002 apoyaron el proyecto y en 2006 impulsaron las acciones para que reprimieran y encarcelaran, y en 2015 tocaron puertas de decenas de vecinos para que vendieran sus tierras, son los mismos militantes del PRI que desde hace un mes, retomaron sus procedimientos violentos y de intimidación contra algunos ejidatarios.

Lamentó que esos vecinos se engancharan con los proyectos empresariales que dejarían ganancias para personas externas, pero no para las y los vecinos, proyectos que se desarrollarían a costa de la afectación de la región y sus comunidades tradicionales.

“Como si fuera un negocio para ellos. Quien vende su tierra no solo vende su tierra sino también se queda más pobre”, dijo Trinidad Del Valle.

Notas Relacionadas

A %d blogueros les gusta esto: