domingo, enero 17, 2021
O abrimos o nos morimos

Piden restauranteros de la ZMVM se les permita reapertura de sus negocios porque están sufriendo “una muerte lenta y dolorosa”.

La desesperación les llegó al cuello a los restauranteros de la Zona Metropolitana del Valle de México y lanzan un grito de auxilio a los gobiernos de la Ciudad de México y del estado de México porque están sufriendo “una muerte lenta y dolorosa”.

A través de un desplegado dirigido a la jefa de gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, y al gobernador del estado de México, Alfredo del Mazo, empresarios de la industria restaurantera piden que sus negocios sean considerados como actividad esencial para poder operar a pesar de la crisis sanitaria por Covid-19, ya que con las restricciones impuestas para evitar contagios, se están extinguiendo y “ya no podemos más”.

Uno de los argumentos es que a pesar de no contar con algún tipo de estudio que demuestre que los restaurantes son fuentes de contagio, de todas formas se les obligó a cerrar lo que ha provocado una fuerte crisis en este sector.

Recordaron que el pasado 18 de diciembre se regresó al semáforo rojo que les prohibió la venta al público desde sus negocios con la única opción de ofrecer productos a domicilio, lo que ha repercutido en su economía.

Dijeron que a finales de 2020 ya se habían perdido 450 mil empleos en el país, sin embargo, con la orden de volver a cerrar se tendrá un incremento de 10 por ciento en despidos.

Tan sólo en el estado de México se han cerrado definitivamente 10 mil restaurantes, con una pérdida de 50 mil trabajos directos y “ya no se puede seguir castigando a la economía formal a costa de la falta de control de otras actividades”.

Los restauranteros indicaron que a pesar que en Ciudad de México se están otorgando apoyos de 2 mil 200 pesos a algunos trabajadores, la mejor forma de garantizar su bienestar es con la apertura de los negocios.

El llamado de los empresarios se da a unos días de que los gobiernos de la CDMX y del estado de México den a conocer si se mantiene el semáforo rojo hasta el 10 de enero o se prolongara hasta nueva fecha, debido al aumento de contagios y de ocupación hospitalaria.

Cabe destacar que la jefa de Gobierno ha declarado en los últimos días que no hay condiciones para regresar al semáforo naranja, lo que implica prolongar el confinamiento en la capital del país.

El desplegado lo firman 515 propietarios de restaurantes de la Zona Metropolitana del Valle de México.

TRATO DESIGUAL

Por su parte, Laura González Hernández, presidenta del Consejo Coordinador Empresarial Estado de México (CCEM), se quejó de que no se tiene ninguna medida preventiva para el comercio ambulante e informal para contener la pandemia y la autoridad les permite la operación, por lo cual hizo un llamado para que exhorten a los Ayuntamientos y sean estos, de acuerdo a sus atribuciones, quienes pongan freno a la informalidad y los comerciantes ilegales acaten las mismas medidas y disposiciones para evitar la propagación del COVID – 19

Notas Relacionadas

Síguenos

INSTAGRAM

YOUTUBE

A %d blogueros les gusta esto: