Por Claudio Jaime M.

Continuando con los consejos para cambiarse de casa de mi artículo anterior, mencionaré como parte importante los materiales que requiere para clasificar sus pertenencias:

Cinta adhesiva: En México se conoce coloquialmente como cinta “canela”, debido a su color, ésta es de 5 centímetros de ancho, generalmente de precio accesible, y bastará con que selle las uniones de las tapas con tiras que colocara a lo largo y ancho de la tapa, para que la caja de cartón se mantenga cerrada, recuerde que no es necesario que la envuelva como momia, solo con las tapas superiores e inferiores bien selladas es suficiente. Para evitar desperdiciar la cinta es recomendable que el corte de cada tramo lo realices con una navaja, “cúter” o con unas tijeras.

Plástico burbuja: Este tipo de material de embalaje lo podrá encontrar desde papelerías o en tiendas de venta al mayoreo, éste último es recomendable porque podrá elegir la cantidad de rollos que necesitará, principalmente para artículos frágiles como espejos, cubiertas de cristal o algunos muebles. Los daños ocasionados por el traslado de sus muebles en mudanzas pueden demeritar su apariencia o dejarlos inútiles, así es que es mejor para prevenir cualquier deterioro, es mejor contar con el material protector adecuado y así durarán más tiempo.

Organícese

Calcule bien el tiempo: Desde que decidió mudarse hasta el día en que llegará el camión de la mudanza, o el vehículo que use para el traslado, deberá distribuir o programar el tiempo para que no queden cosas sin guardar, ya que el servicio de mudanza no lo recibirá así, o en caso de que use su propio transporte correrá el riesgo de dañar su propio patrimonio.

 Prevea las maniobras para sacar sus muebles: Antes de sacar sus muebles debe considerar las maniobras para sacarlos dependiendo su tamaño, así como el de otros artículos tales como lavadora o refrigerador, y el ancho de la puerta.

También deberá considerar el ancho del cubo de las escaleras en caso de que viva en un edificio o casa de dos pisos, así como el tamaño del elevador en caso de haberlo y el espacio para que se estacione el camión de la mudanza o el vehículo que hará el traslado, ya que estará ahí el tiempo necesario mientras se suben sus muebles y pertenencias.

Revise las letras pequeñas: En caso de que contrate los servicios de una mudanza revise muy bien los términos del contrato en cuanto a los tiempos para recibir sus muebles y pertenencias a las que genéricamente se les conoce como “menaje”.

Una vez revisado y realizado el contrato defina con exactitud cuándo llegaran por su menaje, cuánta gente las cargará, cuánto tiempo tardará el traslado, cuándo lo entregaran en el destino, quién lo recibirá en caso de no ser usted mismo y las restricciones en caso de haberlas.

Las restricciones más comunes son, por ejemplo, las cajas usadas con anterioridad para almacenar huevos de gallina y macetas con plantas, esto en razón a la normatividad fitosanitaria en México para evitar la propagación de enfermedades que afectan a las plantas y cultivos.

También recomiendo que después de que los estibadores o cargadores han hecho su trabajo, y dependiendo de la calidad con que lo hayan hecho, se les entregue una propina que puede rondar entre los 150 o 200 pesos, en promedio a cada uno. En caso de contratar el servicio de mudanza pregunte por el pago a cargadores y decida de acuerdo con su presupuesto.

Identifica al responsable del transporte: Cada servicio de mudanza tiene un encargado al que deberá entregar un inventario que usted mismo debió haber elaborado por duplicado y donde se detalle la cantidad de cajas y la descripción de los muebles.

Además, debe de firmar ese inventario al entregarlo, y el encargado de la mudanza deberá de firmarlo de recibido. Una vez que cada uno tenga sus respectivas copias del inventario firmadas el traslado puede iniciar.

Existen compañías que cuentan con sus propios formatos, pero en caso de que no sea así deberá elaborar su propio inventario tanto por razones de seguridad, como por conveniencia y orden.

El mudarse no siempre es una experiencia grata, ya que representa esfuerzo físico que puede llevar al agotamiento y una larga lista de preocupaciones, esperamos que con estos consejos éste trance le sea más llevadero y le ahorre cansancio y dinero.

Para concluir, le deseo que durante este fin de año 2019 disfrute este periodo de descanso, no importa donde se encuentre y que sus proyectos pasados y futuros hayan y sean un éxito, agradeciéndole de corazón su preferencia para este espacio, le deseo un feliz y próspero 2020.

Y como siempre, recuerde, No Gaste Más de lo que Gana.

Notas Relacionadas

PUBLICIDAD

Social

YOUTUBE