La constante presencia de bajas temperaturas en el Estado de México se debe a su ubicación geográfica.

Por Claudio Jaime M.

La principal forma de protegerse del frío consiste en usar la ropa y calzado adecuado, estas prendas deberá usarlas cada vez que se presente la temporada invernal, por lo que es recomendable que de forma planificada reúna un guardarropa para clima frío con el único objeto de conservar su salud y su vida.

La constante presencia de bajas temperaturas en el Estado de México se debe a su ubicación geográfica, ya que 73 por ciento del territorio mexiquense presenta clima subhúmedo, principalmente en los valles altos del norte, centro y este; otro 21 por ciento es cálido sub húmedo y se encuentra hacia el suroeste, un 6 por ciento restante es de seco a semi seco, principalmente hacia el lado noreste del estado y un 0.16 por ciento de clima frío permanente en las partes altas de los volcanes, de acuerdo al estudio correspondiente al clima por entidad elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Para evitar enfermedades que le impidan trabajar, estudiar o realizar sus actividades normales, la Secretaría de Salud del Estado de México recomienda:

Protegerse del clima frío durante todo el día, principalmente a los niños menores de 5 años y a los adultos mayores de 60 años, ya que son el grupo más vulnerable para contraer enfermedades respiratorias agudas, diarrea por rotavirus, hipotermia, intoxicación por monóxido de carbono (humo de leña, carbón o gas butano) así como quemaduras en la piel por las bajas temperaturas.

¿Cuál es la ropa básica para protegerse del frío?

Para comprender la forma de protegerse iniciaremos por las partes del cuerpo más vulnerables, estas son: cabeza, vías respiratorias (boca y nariz), pecho, manos y pies.

Para proteger la cabeza, es recomendable utilizar prendas elaboradas a base de lana o tela gruesa (tela conocida en México como “polar” o algodón), cubriendo principalmente la parte superior y las orejas.

Para cubrir boca y nariz es recomendable usar bufandas o prendas equivalentes elaboradas en telas gruesas y por estar en contacto con su saliva, es recomendable cambiarlas regularmente.

Para proteger el pecho se recomienda empezar desde la garganta, camisetas de manga larga y cuello alto son adecuadas, de preferencia las conocidas como “térmicas” elaboradas principalmente a base de algodón, éstas junto con los pantalones térmicos deberán usarse sobre la ropa interior, conformando la primera de las tres capas de protección recomendadas para protegerse del frío. De ser necesario, podrá usar uno o dos juegos de estas prendas por debajo de su ropa cotidiana.

La ropa habitual para estos días (segunda capa), se recomienda que sean camisas o blusas de material grueso (algodón o polar) evitando la exposición directa al clima, al igual que pantalones largos sin roturas, al final de los pantalones es importante aislar las piernas, pudiendo usar calentadores o introduciendo las mangas del pantalón en un juego doble de calcetas gruesas y largas.

La tercera capa consiste en abrigos, suéteres (lana, polar, algodón o material aislante al frío) y/o chamarras elaboradas de materiales gruesos o aislantes, las prendas de piel solo son útiles si cuentan con forros de borrega o sintéticos y son complemento de la tercera capa.

Para proteger las manos es recomendable el uso de guantes hechos de materiales sintéticos aislantes al frío y gruesos, (los guantes de piel solo son recomendables si cuentan con un forro grueso de borrega o material sintético).

Para proteger los pies es importante usar calzado de suela gruesa o aislante, de preferencia botas de piel con agujetas que lleguen de preferencia entre 15 a 25 centímetros arriba de su tobillo, los zapatos conocidos como “de vestir” o abiertos no son adecuados para protegerse de las bajas temperaturas.

Es necesario complementar esta protección con calcetas gruesas, conocidas como térmicas o de trabajo y podrá inclusive utilizar dos o hasta tres pares para evitar exponer sus pies al frío, esta es una parte vital de protección.

Para evitar resequedad o quemaduras en la piel, el uso de ungüentos como cremas humectantes, pomadas humectantes o vaselina, “vaseline”, es adecuado.

Evite dentro de sus posibilidades exponerse a la intemperie, permanezca el mayor tiempo posible bajo techo y protegido.

Para protegerse contra el frío, el Centro Nacional de Prevención de Desastres CENAPRED RECOMIENDAEn el Estado de México la temperatura media anual es de 14.7 oC, las temperaturas más bajas se presentan durante los meses de enero y febrero y promedian los 3 oC, las temperaturas máximas promedio se presentan durante los meses de abril y mayo, éstas llegan a los 25 oC promedio, según el estudio de climas por entidad del INEGI.

Y no olvide no gaste más de lo que gana.

Notas Relacionadas

PUBLICIDAD

Social

YOUTUBE