jueves, noviembre 21, 2019

El estudiante del Cbtis 203 de Metepec perdió ambas piernas por culpa de Roberto “N” quien lo atropelló en Paseo Tollocan y Tecnológico.

“Jair va progresando poco a poco en su rehabilitación aunque no ha sido fácil, su situación se complica por el riesgo de infección en los muñones”, explica Carlos Soto, quien muestra su preocupación por los gastos que implica su atención médica.

La familia de Jair comienza a sentir no sólo el brusco giró que dio su vida tras el accidente que sufrió el pasado 14 de marzo, cuando Roberto “N” atropelló al estudiante del Cbtis 203 de Metepec en el cruce de Paseo Tollocan y Tecnológico, sino porque los estragos en su economía ya alcanzaron su máximo límite.

La angustia y desesperación de los padres de Jair se deben a la falta de cumplimiento en la indemnización que el responsable del accidente debe otorgarles, para que puedan enfrentar los gastos que implica la compra de las prótesis que Jair tendrá que usar de por vida, luego de la amputación de sus miembros inferiores.

“No nos han dado la indemnización, lo poco que tuve lo obtuve de mi trabajo pero entre ir a la Fiscalía y a terapia he perdido tiempo y no puedo trabajar, he ganado muy poco, me dedico a la construcción, al mantenimiento de casas residenciales pero no me alcanza; tengo otros dos hijos que requieren de útiles escolares”.

Carlos Soto explica lo difícil de su situación y lo único que pide es lo justo por el daño provocado a su hijo, sin embargo dice que han sido víctimas de discriminación, mientras que a Roberto, responsable del atropellamiento y a su papá, “los magistrados los saludan y hasta le facilitaron que sólo pagara una fianza de 477 pesos por reparación del daño y enfrentar su proceso en libertad”.

Asimismo, explica las inconsistencias que hubo en el proceso en contra de Roberto “N”, toda vez que desde el principio quiso negarse a aceptar que él era el conductor y no su amigo Johnatan, que iban en estado de ebriedad, que la camioneta no era suya y que además no contaba con licencia de conducir.“ Gozó de muchos privilegios”.

Por su parte, Jair intenta reponerse del impacto provocado por el accidente, dice Carlos Soto, aunque “requerimos que se haga justicia y que indemnicen de por vida a Jair”.

Finalmente, informó que abrió una cuenta en una tienda de conveniencia, pero no ha podido disponer de todo el dinero que le fue depositado de manera solidaria, aunque ahora solicita la colaboración de la gente para poder solventar algunos de los gastos que le ha ocasionado Roberto “N”, al momento de cambiarle por completo la vida a Jair. Banamex 5204 1654 8468 4299

Notas Relacionadas

PUBLICIDAD

Social

YOUTUBE

Últimas Publicaciones

Recibe Legislatura Paquete Fiscal 2020
Sin condiciones para sesionar en San Lázaro
Ley de inclusión

Ley de inclusión

noviembre 20, 2019
Día de marchas y desfile

Día de marchas y desfile

noviembre 20, 2019