Consumer Report difundió una investigación en la que se dieron a conocer altos niveles de arsénico en agua embotellada de algunas marcas.

Para este informe, CR rastreó y revisó cientos de registros públicos e informes de pruebas de marcas de agua embotellada y de diversos reguladores federales y estatales. “Encontramos que varias marcas populares venden agua embotellada con niveles de arsénico en o por encima de 3 ppb; las investigaciones actuales sugieren que las cantidades por encima de ese nivel son potencialmente peligrosas de beber durante largos períodos de tiempo”.

CR cree que el límite federal para el agua embotellada debería revisarse a 3 ppb de la norma federal actual de 10 ppb.

En total, CR identificó 11 marcas de un total de más de 130 que, ya sea por cuenta propia o, según las pruebas que encargamos, tenían cantidades detectables de arsénico. De ellos, seis tenían niveles de 3 ppb o más. Estas marcas son Starkey (propiedad de Whole Foods), Peñafiel (propiedad de Keurig Dr Pepper), Crystal Geyser Alpine Spring Water, Volvic (propiedad de Danone) y dos marcas regionales, Crystal Creamery y EartH₂O.

En el caso de la empresa Keurig Dr Pepper, sus directivos decidieron interrumpir la producción de agua embotellada por dos semanas hasta mejorar sus procesos de filtración.

Como parte de la investigación, CR también pudo comprar dos marcas de agua importada, Jermuk de Armenia y Peñafiel de México, que están en una alerta de importación emitida por el gobierno federal por tener niveles de arsénico por encima del límite federal de 10 ppb. Dicha alerta está destinada a “evitar que se distribuyan productos potencialmente infractores en los Estados Unidos”, según la Administración de Alimentos y Medicamentos. Aun así, CR compró fácilmente las dos marcas en tiendas minoristas en dos estados y en Amazon.

Profeco aún no emite ninguna información al respecto.

Notas Relacionadas

Social

YOUTUBE

PUBLICIDAD