El Senado también avaló reformas para regular contaminación lumínica.

El Senado de la República aprobó una minuta que reforma la Ley de Aguas Nacionales, con el objetivo de incrementar aproximadamente en 30 por ciento el monto de las multas por descargar aguas residuales sin el tratamiento que establece la normatividad.

El dictamen especifica que el aumento en las sanaciones se aplicará también cuando se exploten, usen o aprovechen las aguas nacionales sin el título respectivo o por impedir u obstaculizar las visitas, inspecciones, reconocimientos, verificaciones y fiscalizaciones que realicen las autoridades correspondientes.

De igual manera, por no cumplir con las obligaciones consignadas en los títulos de concesión, asignación o permiso de descarga de aguas y cuando se ocasionen daños ambientales considerables o que generen desequilibrios, en materia de recursos hídricos; desperdiciar el agua, entre otras.

Se precisa que las multas serán equivalentes al valor diario de la Unidad de Medida y Actualización vigente en el momento en que se cometa la infracción, y en las cantidades que la infracción cometida amerite.

El proyecto de decreto incorpora la obligación de toda persona física o moral, que efectúe descargas de aguas residuales a los cuerpos receptores, a adoptar la utilización de materiales biodegradables en sus procesos industriales.

Indica que es una realidad la constante y permanente contaminación que se realiza a los cuerpos de agua, por lo que es necesario establecer mecanismos que contribuyan a mejorar los procesos de la industria para la reutilización de las aguas que descargan.

Refiere que en México 70 por ciento de los seres vivos que habitan en el agua están contaminados; el promedio al día de derrames de hidrocarburos por parte de Pemex es de 1.3 por ciento. Pone como ejemplo que en un solo río se han encontrado mil 90 sustancias tóxicas, pero de ellas sólo se encuentran reguladas nueve.

Se advierte que la gran riqueza natural del país está en peligro por las graves acciones contaminantes que ejercen diversas industrias y ayuntamientos sobre los cuerpos de agua.

También el Senado aprobó por 86 votos, un dictamen que reforma la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, para reducir la contaminación lumínica y recuperar la transparencia del cielo.

El dictamen precisa que la contaminación lumínica se origina por la expansión desordenada de la luz nocturna artificial hacia el horizonte, la cual carece de una regulación específica que establezca los controles administrativos en cuanto a horarios, intensidades y especificaciones técnicas para su colocación y orientación.

Por ello, la reforma permitirá ahorrar energía y disminuir el alto consumo de electricidad, de cara al cumplimiento que tiene México con los compromisos internacionales adquiridos.

Establece que las secretarías de Medio Ambiente y Recursos Naturales y de Energía establezcan una norma que precise las especificaciones para horarios e intensidad de uso de la luz artificial.

Precisa también que de conformidad con la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), la contaminación lumínica es considerada un problema ambiental grave que crece anualmente en promedio 4 por ciento, derivado fundamentalmente del crecimiento demográfico y la expansión de las zonas urbanas, particularmente en los países en desarrollo.

Una de las áreas del conocimiento que más se han visto afectada por la contaminación lumínica es la astronomía, pues resulta sumamente complejo hacer una observación óptima del cielo nocturno.

Asimismo, subraya que la ausencia de cielos obscuros afecta los procesos naturales de las especies. En el caso de algunas aves determinan cuándo es el momento de migrar basándose en la cantidad de horas de luz al día; por su parte, algunas especies de reptiles, como las tortugas marinas, dependen de las noches oscuras para reproducirse ya que la oscuridad protege a las crías de los depredadores.

Para las personas, se advierte que los procesos relacionados con la regulación de la hormona melatonina se ven afectados produciendo trastornos del sueño como insomnio, padecimiento que se ha incrementado recientemente y el cual puede llevar a la ansiedad y depresión.

Notas Relacionadas

PUBLICIDAD

Social

YOUTUBE