miércoles, junio 23, 2021
La Cámara de Diputados recibió el Paquete Económico para 2021

Para el 2021 estamos estimando un crecimiento de la economía de 4.6 por ciento: Hacienda

La Cámara de Diputados recibió de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) el Paquete Económico para el Ejercicio Fiscal 2021, que contiene los Criterios Generales de Política Económica, la iniciativa de Ley de Ingresos de la Federación, la Iniciativa que reforma diversas disposiciones fiscales (Miscelánea Fiscal) y el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación.

En la ceremonia de entrega-recepción, la presidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Dulce María Sauri Riancho, afirmó que hoy más que nunca la aprobación del Paquete Económico debe brindar estabilidad y certeza al pueblo de México.

Las y los diputados tenemos durante septiembre dos tareas fundamentales para apoyar la recuperación económica en 2021: la primera consiste en analizar el Informe presidencial, enviado al Congreso de la Unión el pasado 1° de septiembre.

La segunda actividad, añadió, inicia hoy, 8 de septiembre. Durante 10 semanas, hasta el 15 de noviembre, la Cámara de Diputados analizará y resolverá sobre la propuesta de ingresos del Presidente de la República, para el ejercicio fiscal 2021. Sólo entonces la Cámara de Diputados definirá el presupuesto para el próximo año y cómo, cuánto y quiénes ejercerán los recursos.

El Paquete económico tiene mucha responsabilidad fiscal

El presidente de la Junta de Coordinación Política, diputado Mario Delgado Carrillo, destacó que, ante la crisis por la pandemia, el Gobierno Federal no cayó en la formula fácil del sobreendeudamiento, y los principios que adoptó esta administración son los que nos sacarán de los efectos económicos de la pandemia: austeridad, prudencia, no aumentar impuestos e incremento en la recaudación.

NO ES MOMENTO PARA CAMBIAR NI AUMENTAR IMPUESTOS: ARTURO HERRERA

El secretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera Gutiérrez, aseguró que aún en condiciones difíciles el Estado tendrá recursos suficientes para atender los temas más urgentes. “Vamos a utilizar todos los instrumentos para mitigar el impacto económico que el COVID-19 tiene en las familias”. Por eso, afirmó, este Paquete Económico está dirigido a proteger a los que menos tienen.

Sostuvo que la economía sólo crecerá de manera sostenida si mantenemos contenida la pandemia. Estimó para el 2021 un crecimiento económico de 4.6 por ciento y mayores recursos de los que se recaudarán este año, pero menores a los previstos antes de la pandemia; por eso, dijo, será extraordinariamente cuidadosa la asignación de recursos.

Señaló que no es momento para cambiar ni aumentar impuestos ante la merma en los ingresos de amplios sectores. Indicó que el presupuesto del sector salud tiene un crecimiento de 9.2 por ciento en términos reales respecto del aprobado este año.

Indicó que se reducirá el presupuesto de la Presidencia de la República en 17.3 por ciento, y en 15.3 por ciento el de la Secretaría de Hacienda. Aseguró que el presupuesto de las universidades públicas no será afectado y que los recursos asignados para impulsar la igualdad entre mujeres y hombres se incrementarán en 17.9 por ciento.

En concreto, ¿en qué sentido a afectado la pandemia a la economía y a la política fiscal? ¿cómo lo hemos enfrentado y en qué medida condiciona la formulación del Paquete Económico para el próximo año?

Identificamos nosotros cuatro elementos que han contribuido de manera preponderante al entorno económico adverso que enfrentamos.

Uno. La contracción económica y las pérdidas de empleo.

Dos. La inestabilidad financiera, incluyendo sus efectos sobre el tipo de cambio.

Tres. La extrema volatilidad del precio del petróleo.

Y, cuatro. La presión que sobre las finanzas públicas ejercen estos factores.

Desde marzo, y conjuntamente con el Banco de México, logramos proveer estabilidad al mercado de cambios mediante subastas de cobertura de dólares liquidadas en pesos; asimismo, diversas medidas regulatorias han estado dirigidas a proveer liquidez a la familia y las empresas al permitirles posponer pagos a capital e intereses bancarios. Al cierre de agosto casi 9.2 millones de créditos se habían restructurado en este sentido.

El confinamiento duro de los meses de abril y mayo llevó a una caída anual del Producto Interno Bruto del segundo trimestre del orden del 18.7 por ciento. La reapertura ordenada y cauta de la economía a partir de junio ha permitido iniciar una recuperación asimétrica.

Con las cifras oportunas más recientes, estamos estimado una caída anual del PIB para este año de alrededor del 8 por ciento, esto, por supuesto, dependerá de que con la colaboración y actitud responsable de todos, nos permita apresurar el ritmo de la economía al tiempo que evitamos un rebrote de los contagios.

Para el 2021 estamos estimando un crecimiento de la economía de 4.6 por ciento, esto implica que tendremos mayores recursos que los que se recaudarán este año, pero menores a los previstos previos a la pandemia. Por eso tenemos que ser extraordinariamente cuidadosos en la forma en la que se asigna el gasto, quisiéramos pensar que hay más recursos para todos, pero esa no es la realidad a la que estamos enfrentando.

En primer lugar, el presupuesto para el sector salud tiene un crecimiento importante de 9.2 por ciento respecto al aprobado en 2020 en términos reales; la crisis del COVID requirió reescalar los servicios de salud del país, reconvertir hospitales, apresurar a la construcción de unidades médicas y contratar a 50 mil nuevos profesionales de la salud.

Ayer recibí instrucciones del Presidente de la República, pidiéndome mantener en la Ley del Impuesto sobre la Renta la participación al 100 por ciento a las entidades federativas del impuesto sobre la renta por enajenación de bienes inmuebles.

Asimismo, me indicó que mantengamos la distribución que se hace a las entidades federativas del régimen de incorporación fiscal y que se fortalezcan los programas de fiscalización, como el llamado Vigilancia Plus.

Esto fortalece el pacto fiscal y es una prueba de la apuesta que, desde la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, estamos haciendo por la cooperación y complementariedad con las entidades federativas.

Mantenemos un diálogo constante por medio de la Comisión Permanente y de funcionarios fiscales y de hecho tenemos agendada ya una reunión para la próxima semana con los 32 secretarios y secretarias de finanzas de todos los estados.

Las circunstancias actuales requieren un ajuste en el presupuesto y por ello encontrarán reducciones importantes en él.

Por ejemplo, una reducción de 17.3 por ciento en el presupuesto asignado a la Presidencia de la República, y de 15.3 por ciento en el asignado a la Secretaría de Hacienda.

Estamos bajando el gasto administrativo y lo llevamos a donde más se necesita.

Quisiera señalar, en este contexto, que el presupuesto de las universidades públicas no será afectado. El ajuste lo haremos en otros lados para mantenerles a ellas, en pesos reales, el presupuesto asignado en el año 2000.

Los recursos, de igual forma, asignados en el Anexo 13, que refleja Gastos para Impulsar la Igualdad entre Mujeres y Hombres, tiene un incremento del 17.9 por ciento, en términos reales.

El compromiso que estamos adquiriendo en la Secretaría de Hacienda no es solamente el de asignar estos recursos, sino darles seguimiento para garantizar que, efectivamente, contribuyan a disminuir la terrible desigualdad de género que existe en el país.

En el mismo sentido, reiteramos el compromiso por garantizar que la operación correcta de los programas de Búsqueda para Personas y Atención a Víctimas no sufra afectación.

Notas Relacionadas

Síguenos

INSTAGRAM

YOUTUBE

A %d blogueros les gusta esto: