miércoles, abril 17, 2024
Aumento de casos COVID-19 no representa alarma: Salud

Con corte al 13 de enero, la ocupación de camas generales es de 5%, y 1% con ventilador.

La curva epidémica crece paulatinamente como en cada temporada invernal; no obstante, hospitalización y defunciones se mantienen en cifras mínimas

La campaña conjunta de vacunación contra influenza y COVID-19 continúa a nivel nacional para la protección de población con factores de riesgo

Se observa un notable descenso en la demanda de atención, en comparación con lo que se ha denominado olas epidemiológicas previas

El sector Salud cuenta con disponibilidad de camas hospitalarias para la atención de COVID-19, conforme a datos de la Red de Infección Respiratoria Aguda Grave (IRAG), que muestra que al 13 de enero la ocupación de camas generales es de cinco por ciento, y con ventilador de uno por ciento.

De un total de cinco mil 489 camas reportadas por las unidades hospitalarias para la atención de pacientes con COVID, 183 camas generales y 25 con ventilador estaban ocupadas.

En consecuencia, se observa un notable descenso en la demanda de atención, en comparación con las olas epidemiológicas previas, como resultado de la Política Nacional de Vacunación contra el Virus SARS-CoV-2 para la Prevención de COVID-19 en México, lo cual impacta en la reducción notable de la necesidad de atención hospitalaria y de las defunciones registradas.

Hoy se observa incremento en la incidencia de casos de COVID a partir del inicio de la temporada invernal 2023-2024, como sucede en cada época de frío; no obstante, gracias a la vacunación nacional, la ocupación hospitalaria y las defunciones se mantienen en cifras mínimas.

El fin del estado de emergencia de la pandemia a nivel mundial permite a los hospitales reconvertir algunas camas que estaban destinadas a pacientes con COVID-19 para atender otras necesidades, de acuerdo con los Lineamientos de reconversión hospitalaria y del Plan de gestión a largo plazo para el control de COVID-19 https://bit.ly/47B8bsj.

Si bien algunos de los hospitales han registrado un porcentaje mayor de camas ocupadas en el sistema de información Red IRAG, esta situación no representa causa de alarma, es consecuencia del cambio en el número de camas destinadas para atender a pacientes con COVID-19, lo que permite que cada hospital mida la necesidad de volver a convertir sus unidades cuando así se requiera.

Notas Relacionadas