martes, septiembre 28, 2021
Embarazos prematuros, consecuencia de desinformación

Las niñas y adolescentes en situación de pobreza frecuentemente experimentan su sexualidad en ambientes de discriminación, desinformación y violencia.

América Latina y el Caribe registra la segunda tasa más alta de embarazos adolescentes del mundo. Además, se estima que casi el 18% de los nacimientos en la región corresponden a madres menores de 20 años de edad. Cada año, alrededor de un millón y medio de adolescentes de entre 15 y 19 años dan a luz. Esas cifras, de por sí alarmantes, se tornan más críticas al observar que muchos de estos embarazos son consecuencia de la falta de información, el limitado acceso a métodos anticonceptivos y la violencia sexual y de género.

Durante el Webinar ¿Cómo afecta a niñas y adolescentes el embarazo temprano? Organizado por la Iniciativa Tejiendo Redes Infancia para América Latina y el Caribe, Josefina Luna del área de salud y protección del Consejo Nacional para la Niñez y la Adolescencia (CONANI) en República Dominicana, recordó que el fenómeno del embarazo temprano impacta negativamente en la salud física, emocional y la vida social de las adolescentes y mujeres jóvenes, “la mayoría de las adolescentes que se embarazan a temprana edad dejan los estudios y eso se relaciona con pobreza”, afirmó.

En las sociedades latinoamericanas la vida sexual de las adolescentes cruza con la cultura machista, en donde se hipersexualiza a las niñas, con casos de inicio de relaciones sexuales a temprana edad,  entre once y trece años, por lo tanto los dispositivos de salud públicos y privados juegan un papel fundamental en el desarrollo de una vida sexual saludable en las infancias, “la Educación Sexual Integral (ESI) es un derecho, cuando el estado no lo acompaña, se están violando los derechos a la salud de niñas, niños y adolescentes”, apuntó Juan Martín Pérez García, Coordinador Regional de #TejiendoRedesInfancia.

Por su parte, Alexis Sorel de Educación Integral en Sexualidad y Género en México, señaló que aún se considera a las mujeres, en cualquier edad, como objeto al no considerarlas con capacidad de decisión en el ejercicio del reconocimiento de sus derechos. A niñas  y adolescentes aún se les educa con el concepto del amor romántico y romantizando la maternidad, sin llevar la información clara y oportuna a los centros educativos. “No reconocemos el derecho de las mujeres para ejercer su sexualidad de manera plena, satisfactoria y en total bienestar”.

Dina, adolescente activista Perú, mencionó que muchas veces el estado se concentra en apoyar a las adolescentes que están embarazadas en las zonas más pobladas como las grandes ciudades, olvidando la atención a las adolescentes que viven en las zonas rurales, en donde se registran cifras de embarazo adolescente producto de violaciones o matrimonios forzados.

Para Juan Martín Pérez, la prevención del embarazo adolescente no solo debe de enfocarse en la protección de proyectos de fututo, también es necesario abordar los riesgos a la salud de las adolescentes, mujeres jóvenes y a la salud de sus bebés. Sobre el mismo tema, Josefina Luna dijo que el embarazo adolescente está vinculado a la mortalidad de mujeres adolescentes y en el caso de las y los recién nacidos, muchos embarazos terminan en partos prematuros, bebes de bajo peso con anemia, además de la afectación del desarrollo psicomotor, y el riesgo de muerte durante el primer año de vida.

Especialistas aseguran que otro elemento fundamental en la prevención del embarazo temprano, además de la protección de la vida y el desarrollo de las adolescentes y mujeres jóvenes, es la aprobación de la interrupción legal del embarazo, una realidad en muchos países de América Latina, sobre todo en aquellos casos en donde los embarazos son producto de una violación o ponen en riesgo la vida de la madre.

Reconocer el derecho de proteger la vida de niñas cuando ha ocurrido una violación, ha sido y sigue siendo debate, por parte grupos conservadores y anti derechos humanos, frente a la protección obligatoria del Estado, para avanzar en la defensa de la vida y de los derechos de las mujeres, aseguraron especialistas.

Finalmente, las y los panelistas afirmaron que cuando hablamos de derechos, es necesario comprender que las mujeres son sujetas de derecho, autónomas para decidir sobre su cuerpo y su vida, por lo cual es necesario garantizar entornos libres de violencia para responder a las realidades que impactan desde hace décadas en la vida de millones de niñas y adolescentes.

Notas Relacionadas

Síguenos

INSTAGRAM

YOUTUBE

PUBLICACIONES RECIENTES

A %d blogueros les gusta esto: