miércoles, octubre 27, 2021
Provoca caos Patricia Durán Reveles

Vulneran derechos humanos de niños en Naucalpan, al no contar con servicios médicos del DIF.

Por amor a la vocación, por respeto a los padres de familia y por el intenso amor y compromiso que tienen con los niños, es que trabajan maestras, psicólogas, administrativos y hasta personal de intendencia, a fin de no paralizar los servicios que brinda el DIF de Naucalpan a cerca de 2 mil infantes.

La desesperación por no contar con el pago de las últimas tres quincenas ha llevado a más de 250 trabajadores de esta dependencia a realizar varias movilizaciones para exigir a lo que por derecho tienen: su salario.

La alcaldesa Patricia Durán se reportó contagiada de Covid-19, Mauricio Aguirre, secretario del ayuntamiento, ni sus luces, y en Comunicación Social, el titular Alberto Bastida dice que por el momento no darán algún planteamiento sobre este tema a los medios de comunicación.

Mientras, las maestras comienzan a presentar cuadros de depresión ante la falta de los 2 mil 800 pesos que ganan a la quincena, para cubrir los gastos domésticos. “Muchas de las docentes son madres solteras, son el único sustento de su casa y las deudas ya son muchas”, dice Valeria Sánchez, quien se desempeña como psicóloga y a quien también le adeudan su salario.

Lo más grave, dice, es que se están violentando los derechos humanos de los niños, aunque “la subdirectora Sandra Rojo dice que somos nosotros quienes estamos atentando contra los niños al no querer dar el servicio”.

Además, el personal médico definitivamente no se está ofreciendo en las ocho estancias infantiles, porque los doctores no tienen recursos para desplazarse a dar consulta y además, “no se les proporciona los insumos básicos para enfrentar la pandemia por Covid-19 como son cubrebocas, caretas o guantes”.

A la psicóloga Viviana Cano También adeudan las cuatro últimas quincenas, aunque siguen prestando el servicio porque los niños y los padres de familia lo necesitan, “a pesar de que desde hace seis años no hemos tenido incremento salarial, pues sigo percibiendo 3 mil 600 y hay gente de otras áreas que son favorecidas y ganan mucho más que nosotros”.

Por su parte, Rocío Andrade Reséndiz, representante de los trabajadores del DIF Naucalpan ofrece disculpas a quienes se han visto afectados por las manifestaciones que han realizado en avenidas importantes del ayuntamiento, “pero es que ya no encontramos otra forma de exigir el pago de nuestro salario, ya estamos desesperados”.

Los padres de familia que hacen uso de los servicios del DIF de Naucalpan están obligados a pagar una cuota de recuperación que oscila entre los 600 y 1200 de acuerdo al estudio socieconómico de cada uno y se desconoce el destino de esa aportación. Las estancias infantiles y de preescolar albergan a cerca de dos mil niños.

Notas Relacionadas

Síguenos

INSTAGRAM

YOUTUBE

A %d blogueros les gusta esto: