martes, julio 23, 2024
UAEMéx contribuye a la preservación de las lenguas originarias

En el marco del Día Internacional de la Lengua Materna, el Teatro Isabelino “Antonio Hernández Zimbrón” se convirtió en el lugar de proyección de estos corto y largometrajes exhibidos en tres idiomas diferentes: español, inglés y tarahumara (Ralámuli raicha).

Con el propósito de reconocer la diversidad lingüística mexicana a través del cine, el Centro Cultural Universitario “Casa de las Diligencias” de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMéx) fue una de las sedes para la 5a Muestra de Cine en Lenguas Originarias, realizada por la Secretaría de Cultura del Gobierno de México, a través del Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine).

En el marco del Día Internacional de la Lengua Materna, celebrado cada 21 de febrero, el Teatro Isabelino “Antonio Hernández Zimbrón” se convirtió en el lugar de proyección de estos cortos y largometrajes, del 21 al 27 de febrero del presente año, donde se exhibieron en tres idiomas diferentes: español, inglés y tarahumara (Ralámuli raicha).

Estas cintas documentales y de ficción forman parte de la identidad para las más de siete millones de personas que hablan alguna de las 68 lenguas originarias en México, lo que significó un gran reconocimiento de la cultura y tradiciones ancestrales.

Los proyectos presentados dentro de este espacio universitario fueron los siguientes:

 “Un lugar llamado música” (2022), de Enrique Muñoz Rizo, que retrató a Daniel Medina, un músico wixárika y su colaboración con el compositor Philip Glass, quienes hablan diferentes idiomas, pero encuentran en la música un lugar en común.

 “Bucan Tu Rhachhidu” (2023), de directores varios, donde una mujer recuerda a sus ancestras, mujeres guerreras que le provocan cuestionarse sobre su propio futuro.

 “Haimastie: Lugar de nubes” (2022), del Proyecto Concentrarte y Tony de Real, un documental que refleja las costumbres y tradiciones de la comunidad wixárika, donde, en voz de sus integrantes, se busca la preservación y reconocimiento de los saberes ancestrales como un patrimonio con alto valor para la humanidad.

Honga ra ñu (buscar camino) (2023), de La Yerbabuena, Red Audiovisual, que relata la vida de Yovani Jacinto, un niño de ocho años que trabaja cuidando chivos, actividad que le enseñó su abuela antes de enfermar.

 “Mujer Yoreme (cocinera)” (2017), de Iris Villalpando, quien narra la historia de una mujer sinaloense que muestra la preparación de comida que aprendió de sus antepasados.

 “Mujer Yoreme (alfarera)” (2017), de la misma directora Villalpando, donde Dominga Mariscal muestra el proceso de elaboración de ollas de barro, actividad que aprendió de su madre a temprana edad.

 “Naná Mirinkua” (2022), de directores varios, que narra la historia de Don José, quien en camino a recolectar leña y después de encontrar a un amigo, regresa a su casa durante la noche mientras un espíritu misterioso lo sigue.

 “Nudo mixteco” (2021), de Ángeles Cruz, que se centra en la fiesta patronal de San Mateo, donde se entrelazan las historias de tres personas: María, Esteban y Toña.

 “Múuch táamalo’ob ti maya ts’ak (Encuentros de medicina maya)” (1987), de Juan Francisco Urrusti, donde se plasman los primeros encuentros de la medicina indígena en diferentes regiones de México, organizadas por el Instituto Nacional Indigenista.

La 5a. Muestra de Cine en Lenguas Originarias contó con 204 funciones en diferentes entidades de la República Mexicana; además, se realizaron 159 transmisiones en 25 televisoras, algunas de ellas de alcance nacional.

Notas Relacionadas