sábado, abril 20, 2024
Impulsan inclusión laboral de personas con discapacidad intelectual

Las beneficiarias y los beneficiarios aprenden entrenamiento psicológico para controlar sus emociones, conseguir un empleo y aspirar a una vida autónoma y productiva.

Cada día se construyen historias de vida que inspiran y rompen las barreras para convertirse en un ejemplo, tal es el caso de Anahí Becerril, de 32 años, quien tiene discapacidad intelectual y labora en un negocio de alimentos.

Ello fue posible gracias a la Corporación Laboral de Rehabilitación (Corlare), Institución de Asistencia Privada (IAP), que capacita a adultos con discapacidad intelectual y fortalece la inclusión laboral de los grupos vulnerables.

Corlare se encuentra legalmente constituida ante la Junta de Asistencia Privada del Estado de México (JAPEM), organismo auxiliar de la Secretaría de Bienestar que encabeza Juan Carlos González Romero, y tiene como objetivo ofrecer atención especializada para que este sector desarrolle sus destrezas y alcance una vida autónoma y productiva.

Anayansi Ramírez, psicóloga de Corlare, explicó que Anahí tiene una discapacidad intelectual leve, es decir, hay una dificultad en el aprendizaje, pero no significa que no pueda realizar diferentes actividades, por lo que sólo se requiere apoyarla para que pueda salir adelante.

Por ello, a través de un modelo de escuela-taller, se proporcionan conocimientos práctico-informativos para identificar las cualidades de cada beneficiario y de esa manera elaborar un plan de rehabilitación que permita elevar sus habilidades sociales y emocionales y con ello, participen en los diversos ámbitos de la sociedad.

Para dar seguimiento a este objetivo, la IAP tiene alianzas con empresas para que sus beneficiarios ingresen y desempeñen sus labores de forma satisfactoria, tomando en cuenta su nivel de discapacidad.

Al respecto, Anahí Becerril, beneficiaria, señaló “un ángel estuvo en mi camino y me dijo que fuera a Corlare para conocer a gente con mi misma situación, amigos de mi edad que pasaron por lo mismo, porque ahí pude descubrirme como persona, de mis habilidades, de lo que iba a ser capaz”.

Aseguró que aprendió a estructurar su tiempo, socializar y empatizar con su entorno, lo cual es un gran paso para lograr sus metas y cumplir sus sueños de tener una casa propia, crecer laboralmente y viajar a Japón.

 “Me dieron una oportunidad de trabajo, fue una entrevista de trabajo y fue por varios filtros, entonces, la verdad no pensé que los pasaría, pero fue un arduo trabajo, la verdad estaba muy emocionada”, puntualizó, ya que parte de la labor altruista se centró en ofrecer entrenamiento psicológico para generar seguridad y aprender a controlar sus emociones para conseguir un empleo.

 “Pues decirles que todos los que tenemos esta discapacidad podemos lograr nuestros sueños, los podemos alcanzar, que valemos como personas y que no tenemos un límite para lograr nuestros sueños, que todo es posible”, finalizó.

De ahí la importancia de contar con espacios de difusión y fortalecimiento para erradicar la exclusión de este núcleo de la población y propiciar entornos amigables que les permitan elevar su potencial para sobreponerse a cualquier obstáculo.

Notas Relacionadas