domingo, septiembre 25, 2022
Miles de niñas, niños y adolescentes atendidos en centros de convivencia

En seis meses de 2022, se llevaron a cabo un total 5 mil 461 convivencias presenciales, de las cuales mil 429 fueron de tránsito y 4 mil 32 supervisadas.

En el primer semestre del año, los dos Centros de Convivencia Familiar del Poder Judicial del Estado de México (Cecofam) atendieron a más de 13 mil 620 niñas, niños y adolescentes, esto es, dos mil 270 cada mes, cuyos padres se encuentran separados o en trámite de divorcio.

Para fortalecer los vínculos de familias en proceso judicial, el PJEdomex cuenta con los centros de convivencia, espacios neutrales y protegidos, atendidos por especialistas en materia de psicología, trabajo social, educación y derecho, donde se reconocen y cuidan los derechos de niñas, niños y adolescentes.

Luego de una etapa difícil por Covid 19, en la que fue necesario cerrar los Cecofam -ubicados en Ecatepec y en Toluca- ambos reabrieron sus puertas para reunir a mamá, papá o la familia con su hijo o hija, por lo que se reactivaron las convivencias presenciales para responder al interés superior del menor.

En estos seis meses de 2022, se llevaron a cabo un total 5 mil 461 convivencias presenciales, de las cuales mil 429 fueron de tránsito y 4 mil 32 supervisadas; además se realizaron 4 mil 671 electrónicas, modalidad implementada en 2020 al inicio de la pandemia.

Por centro, en Ecatepec se realizaron 3 mil 621 convivencias, 538 de tránsito y 3 mil 83 supervisadas, así como 3 mil 299 en modalidad electrónica, atendiendo un total de 9 mil 33 niñas, niños y adolescentes.

Mientras que en Toluca se desarrollaron mil 840 convivencias, 891 de tránsito y 949 supervisadas, además de mil 372 electrónicas, con un total de 4 mil 588 niñas, niños y adolescentes atendidos.

Las juezas y jueces del PJEdomex aplican el Protocolo para Juzgar con perspectiva de Infancia y Adolescencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, ejemplo de ello, fue la reciente determinación de una jueza familiar de dar la custodia de un niño a su papá, después de que vivió ocho años con sus abuelos maternos desde el fallecimiento de su mamá. El 19 de julio se llevó a cabo la diligencia que dio cumplimiento al cambio de guarda y custodia.

Notas Relacionadas

A %d blogueros les gusta esto: