domingo, julio 21, 2024
OSEM deleita a su público con música de Mozart y Rimsky-Korsakov

Bajo la batuta de Pablo Varela, quien ha dirigido orquestas y ensambles en Italia, Austria, Holanda, Venezuela y Rumania, las y los asistentes tuvieron la oportunidad de disfrutar de un viaje sonoro de las tinieblas a la luz.

Cerca de la recta final de su Temporada 149, la Orquesta Sinfónica del Estado de México (OSEM) realizó dos presentaciones en su casa, la Sala de Conciertos “Felipe Villanueva”, en Toluca.

Bajo la batuta de Pablo Varela, quien ha dirigido orquestas y ensambles en Italia, Austria, Holanda, Venezuela y Rumania, las y los asistentes tuvieron la oportunidad de disfrutar de un viaje sonoro de las tinieblas a la luz.

El concierto inició con “Música fúnebre masónica en Do menor K477”, de Wolfgang Amadeus Mozart, la cual se escuchó por primera vez el 17 de noviembre de 1785, y fue concebida en tres partes entrelazadas con un final meditativo pleno tanto de grandeza como de dolor. En esta ocasión fue ejecutada magistralmente por la agrupación.

El programa continuó con “La Obertura de la flauta mágica”, también de Mozart. Una de las últimas obras del gran compositor, estrenada en Viena en septiembre de 1791 y considerada la última obra maestra operística del siglo XVIII, aclamada por llevar al público a un mundo de fantasía con sus enigmáticos motivos musicales.

Además, el talento de la pianista mexicana Claudia Angélica Machuca deslumbró a las y los asistentes con el “Concierto para piano No. 17 en Sol Mayor, K453”, también de Mozart, una obra llena de elegancia y virtuosismo, poseedora de una especial complejidad.

Tras su ejecución, la pianista que se ha presentado como solista en países como Francia, Italia, Inglaterra y Hungría, por mencionar sólo algunos, fue aplaudida de pie por el público que ocupó en su totalidad la Sala de Conciertos “Felipe Villanueva”.

Para cerrar este concierto, la OSEM ejecutó “Scherezade”, del ruso Nikolai Rimsky-Korsakov, obra que permitió a las y los asistentes, ser parte de un viaje por la antigua Persia. Inspirada en la obra literaria “Las mil y una noches”, la obra transportó a los escuchas a las aventuras de Simbad el marino y del Príncipe Kalender en Bagdad.

Notas Relacionadas