domingo, junio 20, 2021
¿Qué es la fatiga Zoom?

La fatiga Zoom puede definirse como el estado de “hastío, cansancio y aburrimiento” que puede llegar a sentir el usuario.

Por Laura Águila Franco*                                                                     

@laura_aguila

A raíz de los cambios generados en la forma de impartir y recibir clases debido a la pandemia por Covid-19, el e-learnig se convirtió en la forma más utilizada alrededor del mundo, y México no fue la excepción, en ese esfuerzo para dar continuidad  a la educación en todos los niveles,  sin embargo esta transición ha tenido sus altibajos.

Si bien es cierto que la educación y el trabajo en línea ha sido un recurso invaluable, también puede producir niveles de agotamiento importantes si no se administra y organiza adecuadamente, ya que después de más de un año de utilizar esta novedosa forma, surge un tema denominado  fatiga Zoom o fatiga por Zoom, nombrado así por ser la más popular de estas interfaces, pero se refiere también al uso de otras como Meet, Skype, Teams, FaceTime, Hangouts, etc.

La fatiga Zoom puede definirse como el estado de “hastío, cansancio y aburrimiento” que puede llegar a sentir el usuario (niño, adolescente, joven o adulto), al verse expuesto a prolongadas sesiones escolares, eventos, reuniones laborales, etc., durante el día. Desde el punto de vista de la psicología, en el uso de videollamadas se suprimen aspectos sutiles pero importantes, en los que se fundamenta la comunicación presencial. Habitualmente en el formato de videollamadas utilizado en el ámbito escolar y laboral, solamente se ve la mitad del cuerpo de las personas, lo que genera que el cerebro  de manera inconsciente, trate de identificar cómo es la parte faltante de con quién nos estamos comunicando, lo que genera estrés.

Los “silencios” o espacios vacíos, ya sea debido a problemas de conexión o generados por los participantes, pueden también llegar a confundir al cerebro con respecto de las señales que está recibiendo. Por otro lado, los enlaces múltiples (varias personas participando en la misma sala), ocasiona confusión y sobre estimulación, pues la vista en galería provoca inconvenientes para la visión central del cerebro, forzándolo a decodificar muchos estímulos al mismo tiempo, y  el resultado es la  dificultad para concentrarse  solamente en la persona que está hablando. Esto se conoce como  atención parcial continua, es decir, el cerebro se siente abrumado intentando prestar atención simultánea y continua a múltiples  estímulos, y solo logra hacerlo a un nivel superficial.

Aunado a ello se encuentra el hecho de que la mayoría de las personas que se vieron en la apremiante necesidad de utilizar estas aplicaciones, lo hicieron desconociendo  bien a bien su funcionamiento, lo cual también ha implicado un desgaste y cansancio por la falta de dominio del mismo.

¿Cómo identificar si se tiene fatiga zoom?

Atender nuestra salud física y emocional se ha convertido en prioridad a lo largo de estos 14 meses de pandemia, por lo que estar alertas a síntomas como dificultad para concentrarse, agotamiento físico, ansiedad durante el tiempo que dura la sesión virtual, cefalea (dolor de cabeza) así como cansancio ocular (ojos doloridos, cansados, con ardor o picazón, visión borrosa o doble, ojos llorosos o secos, mayor sensibilidad a la luz, sensación de no poder mantener los ojos abiertos), que estarán señalando la necesidad de dar un descanso tanto al cerebro como a los ojos, para sentir reposo y alivio.

En el caso de los niños, difícilmente ellos podrán identificar los síntomas, al apoyo necesario incluirá el que los padres o la persona que esté al cuidado de los pequeños observen si se presenta baja tolerancia para estar atentos a la pantalla, si se tallan los ojos con frecuencia, o evitan mirar y atender lo que se está presentando.

¿Qué se puede hacer para moderar la fatiga zoom?

Para las y los niños, el factor preponderante que desata la ansiedad y el estrés es estar demasiado tiempo en las sesiones en línea y no poder moverse. Se recomienda dar pausas de 10 a 15 minutos entre sesiones, para permitirles desfogar un poco la energía contenida. Procurarles un espacio de aprendizaje que les permita estar sentados cómodamente, evitando posturas forzadas o rígidas para estar frente a la pantalla, eliminar los distractores (juguetes, ruidos, mascotas, etc).

Hablando de las y los jóvenes, quienes ya cuentan con mayores elementos para poder reconocer indicadores de fatiga zoom, se sugiere mantener una comunicación y retroalimentación constante entre profesores y alumnos, para poder trabajar estrategias que eviten generar episodios de fatiga zoom, o disminuirlos. Acciones como diversificar las actividades, trabajar de manera asíncrona, promover que los contenidos a tratar sean concisos, realizar debates, promueve que el trabajo sea más amigable tanto para los docentes como para los estudiantes, previniendo el desgaste que implican las jornadas prolongadas.

La comunicación virtual llegó para quedarse, por lo que lo más conveniente es acostumbrase a trabajar con ella, obteniendo los mayores beneficios posibles. Si resaltamos los factores positivos como el que permite comunicarnos en tiempo real sin importar la distancia, que es flexible al permitir compartir información visual, auditiva y escrita, gráficos y hasta videos, que ha sido una solución emergente que permitió continuar con los aprendizajes y trabajos a distancia, lo fructífero consistirá en buscar un equilibrio, combinar en la medida de lo posible el contacto virtual con el contacto presencial, e ir asimilando que las formas de estudiar, aprender, comunicarnos, convivir, socializar y trabajar, ya no volverán a ser como antes de marzo del 2020.

*Licenciada en Psicología por la UNAM. Se ha desempeñado como psicóloga escolar durante 20 años, y como directora académica en los niveles de Preescolar y Primaria en colegios privados los últimos 15 años.

Formadora de directivos y docentes en la Reforma Integral de la Educación Básica (UNAM-SEP, 2009-2010), participante en el Sexto Congreso Nacional de Primaria 2014 “Desafíos en el Aula”.

 

Notas Relacionadas

Síguenos

INSTAGRAM

YOUTUBE

A %d blogueros les gusta esto: