sábado, abril 20, 2024
Los priistas no seremos una oposición antagónica, pero tampoco incondicional: Elías Rescala

Más allá de intereses personales o partidistas, seremos aliados de las familias mexiquenses y garantes de las instituciones que hemos construimos.

La oposición no tiene porqué ser antagónica, pero tampoco incondicional, por lo que las y los diputados priistas seremos una oposición con disposición para escuchar y para construir acuerdos, afirmó el coordinador del Grupo Parlamentario del PRI en la LXI Legislatura, Elías Rescala Jiménez.

El también presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso mexiquense dejó en claro que el Revolucionario Institucional jamás será una oposición testimonial ni complaciente; ni mucho menos una que todo lo rechace por consigna.

El papel del Partido Revolucionario Institucional (PRI) como oposición en el Estado de México no será secundario, sino principal, y no será prescindible, sino indispensable, aseguró el coordinador del Grupo Parlamentario del PRI.

Durante su posicionamiento en la Sesión Solemne de Apertura del Segundo Periodo Ordinario de Sesiones del Tercer Año de Ejercicio Constitucional, el diputado priista sostuvo que su partido será una oposición firme, crítica y vigilante, pero también responsable, constructiva y colaborativa.

“Una que privilegie el diálogo y los acuerdos, siempre con transparencia y de cara a la sociedad. Una que analice y discuta responsablemente las propuestas del gobierno y también señale con firmeza los errores y proponga caminos alternativos”, expresó.

Rescala Jiménez dejó en claro que el Revolucionario Institucional hará valer la fuerza de los números, pero sobre todo, la fuerza de la razón, de los argumentos y de las ideas.

“Más allá de intereses personales o partidistas, seremos aliados de las familias mexiquenses y garantes de las instituciones que hemos construimos.  Queremos un Estado de instituciones y voces múltiples, en donde todos seamos escuchados”, indicó.

Expresó que los priistas tienen experiencia de gobierno, conocimiento de las necesidades de la gente y, sobre todo, aman profundamente al Estado de México.

Y señaló: “Sin pasar por alto las deficiencias, es justo señalar que México y el Estado de México alcanzaron la modernidad de la mano de los gobiernos priistas. Sin embargo, ningún partido, por más aciertos y avances que haya acumulado, puede poner sus expectativas en el pasado. Estamos orgullosos de él, pero nos encontramos entusiasmados con su futuro”.

Al recordar que el PRI representa a 1.8 millones de electores y gobierna 49 municipios, siendo la segunda fuerza política en el Estado, reconoció también que “debemos encarar, bien y pronto, los nuevos tiempos. Ese es el reto: adaptarse y arriesgarse; ser mejores y demostrarlo con hechos, no con palabras”.

Notas Relacionadas