domingo, mayo 22, 2022
REGRESÓ DE VACACIONES, ¿CON DEUDAS?

Para esta fecha las actividades escolares y laborales suspendidas a causa del periodo vacacional celebrado en México y conocido como Semana Santa han vuelto a la actual normalidad y las deudas que provocó una vez que las analiza con cuidado suelen caer como cruda. En estos tiempos le resultará más seguro no tener deudas que vivir en el imaginario mundo de las apariencias.

Por Claudio Jaime Batlle

Se encuentra de regreso y llega a su correo el primer estado de cuenta después de vacaciones, se da cuenta que su saldo se agotó, que el dinero que había destinado para el hotel, parque acuático y paseo recreativo entre otros, también lo gastó y que no cuenta con otro recurso para enfrentar un imprevisto.

Durante estos periodos post vacaciones es habitual observar que el tráfico en casas de empeño aumenta con artículos que los recién incorporados vacacionistas deciden de forma temporal o definitiva deshacerse de ellos para, a cambio, obtener dinero y pagar las deudas que su descanso ocasionó.

En México uno de los métodos más utilizados para cubrir una deuda es pedir prestado ya sea a través de instituciones financieras, casas de empeño o recurrir a prestamistas o agiotistas, destacando que estos últimos no ofrecen contratos firmados, ni garantía de que se respetarán los acuerdos verbales, por lo que quien pidió el dinero terminará pagando más de lo pactado.

Esta experiencia que desestabiliza sus finanzas y su tranquilidad no tiene por qué repetirse en el futuro, sin embargo y para remediar este problema las soluciones impulsivas son las menos efectivas por lo que le recomiendo:

Las deudas que regularmente abultan las carteras vencidas de los bancos en estas épocas provienen de las tarjetas de crédito, en términos más claros, crece el número de clientes que no liquidan el total de su deuda al próximo corte, solo pagan el mínimo o no abonan a sus deudas.

Y si a este problema le suma, que es frecuente, que mantiene otras deudas tales como hipoteca, un crédito automotriz u otro de meses sin intereses del “Buen fin” anterior. Acciones urgentes, pero bien planeadas deben ser puestas en marcha para evitar que no pueda pagar ni una ni otra, para ello recuerde, no ha caminos cortos y fáciles, un hoyo no se llena con la tierra de otro hoyo.

Para enfrentar lo anterior ayuda tomar las cosas con calma y eliminar los sentimientos de culpa, fueron malas decisiones, si, si lo fueron, pero no es sensato ni practico, culpar a nadie por ello y crear rencores, en este caso la responsabilidad es solamente del titular de la cuenta, pues ese nombre es el que va a resolver el problema.

Parecerá pequeño al inicio, pero considere que las playas están formadas de millones de granos de arena y para obtener parte del dinero que necesita para pagar sus deudas podría revisar a su alrededor lo siguiente:

Teléfonos celulares que ya no usa, baterías, recargadores, cables, video juegos con sus accesorios, películas originales, sáquelos todos y valore donde podría obtener más dinero por ellos, podría ser en alguno de las plazas donde venden ese tipo de refacciones, el objetivo es encontrar alguna oferta por ellos que guardados donde no le producirán ganancia alguna.

Al igual que joyas (autenticas) cadenas, medallas, anillos, relojes, sin sentimentalismos, así no podrá resolver de manera práctica los problemas de este tipo, de estos puede intentar llevarlos a joyerías donde compran metales preciosos por gramo.

Computadoras de escritorio o portátiles, reproductores portátiles de música, no importa que sean atrasados, cámaras de video, fotográficas, reproductores de video, pantallas planas, todos los aparatos electrónicos o electrodomésticos que ya no usa o no son esenciales, trate con paciencia de encontrar la mejor oferta por ellos, no se trata de rematarlos.   

Una opción es colocarlos primero entre sus conocidos, después puedes acudir, esto también es una buena opción, a las casas de empeño, pero no para recuperarlos, ofrezca su venta y escuche ofertas.

Si cuenta con un segundo automóvil, o el que tiene no le es indispensable para obtener sus ingresos, también es sensato considerar venderlo en las mejores condiciones, en estos tiempos le resulta más seguro no tener deudas que tener autos o vivir en el imaginario mundo de las apariencias.

Acudir regularmente a los centros de reciclaje y disciplinadamente ahorrar el dinero que obtenga por diversos materiales que usted desecha cotidianamente tales como cartón, pet, latas, papel etc. Lo ayudará en momentos como este.

Puede tener más opciones a la mano como cobrar antiguas deudas, todas ellas estúdielas con cuidado, sea paciente y perseverante, y siéntase satisfecho una vez que cumpla el objetivo de mantener su economía personal sana.

Si una vez realizado todo lo anterior no es suficiente, entonces deberá acudir a su banco y solicitar el refinanciamiento de su deuda, esto evitará que los intereses lo rebasen y sea una pesadilla poder pagar.

Y recuerde, no compre lo que no necesita y no gaste más de lo que gana.

Notas Relacionadas

A %d blogueros les gusta esto: