lunes, abril 15, 2024
Alerta Kenia Hernández de reclusas enfermas en penal de Morelos

Cerca de 800 mujeres recluidas en el penal federal femenil de máxima Seguridad en Morelos presentan enfermedades y hay poco personal médico. La propia activista padece de dolores intensos de cabeza y estómago.

A través de sus redes sociales, el Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero (CDHZL), da a conocer la información que les ha proporcionado la Kenia Hernández Montalván, desde el penal federal femenil de máxima Seguridad en Morelos en el que se encuentra recluida desde hace más de un año.

La activista informa que “desde hace tres día para acá, según cálculos viables, hay de 700 a 800 mujeres reclusas enfermas gravemente de fuertes infecciones en el estómago, presentando diarrea, vómito, temperatura alta, dolor intenso en todo el cuerpo”.

La misma Kenia Hernández ha presentado un cuadro de dolor extremadamente intenso de cabeza y estómago, así como mareos y temperatura de 39 grados.

Durante una llamada telefónica a sus abogados, Hernández Montalván asegura que las dosis de medicina sólo alcanzaron para unas 200 o 300 mujeres, “otras 200 sólo alcanzaron pastillas paracetamol, el resto sigue esperando una brigada de salud que las atienda por primera vez. Ninguna se ha aliviado, al contrario, en la mayoría de ellas, sus síntomas se han agudizado”.

Kenia quien enfrenta actualmente 7 casos abiertos en relación con delitos supuestamente fabricados en contra de la defensora indígena como represalia por su trabajo de defensa de los derechos humanos, denuncia falta de personal médico para atender a las reclusas del penal Federal Femenil de Máxima Seguridad en Morelos que han estado presentado fuertes dolores de cabeza y de estómago.

“Hay compañeras que sienten que mueren por el dolor, otras que en tres días nos tocó caminar y no podemos [inaudible] dormir, porque pensamos que el día de mañana no podríamos amanecer vivas. Hay compañeras que están agonizando en sus celdas, otras que ya están desmayadas, otras más que ni siquiera pueden hablar porque ya no tienen fuerza para pronunciar palabras y no hay suficiente medicamento ni suficiente personal médico. Agradezco el esfuerzo titánico que han hecho las autoridades de este lugar, una sola doctora para todas y trabajando horas [inaudible] que no le serán pagadas. Oficiales, comandantes, dentistas y hasta los de laborales haciéndola de enfermeros ante la escasez de personal médico.”

Finalmente, la activista pidió a diferentes autoridades atender lo más pronto posible, los problemas de salud que se han presentado en el penal en el que se encuentra recluida.

“Hago un llamado sensible al Presidente Andrés Manuel López Obrador  para que volteé a ver a estas mujeres que además de [inaudible] nos sentimos abandonadas pero principalmente al borde de la muerte. Por favor, [inaudible] recursos para que se nos atienda urgentemente para que nos [inaudible] medicamento y más personal médico. [Inaudible] seguir vivas muchas desde aquí intentamos trabajar para seguir siendo el sustento de nuestros hijos, de muchos casos que conozco [inaudible] es lo único que tienen [inaudible] hagan algo para ayudar a nuestros hijos.

Notas Relacionadas